Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chapuzones postpandemia

Las piscinas municipales abren sus puertas tras permanecer cerradas el verano pasado por el coronavirus

La piscina de Tous se prepara para la campaña veraniega con nuevas medidas sanitarias. | LEVANTE-EMV

La piscina de Tous se prepara para la campaña veraniega con nuevas medidas sanitarias. | LEVANTE-EMV

Tras un año con sus puertas cerradas a consecuencia de la pandemia y las intensas medidas sanitarias, las piscinas municipales de los diferentes pueblos de la comarca de la Ribera abren, por fin, preparadas para una campaña veraniega aún un tanto atípica.

El pasado año 2020 dejó a los ciudadanos de casi todos los municipios de la comarca sin su particular «chapuzón» veraniego en la piscina del pueblo. La mala situación sanitaria por la pandemia Covid y la inmensa cantidad de normas y medidas de higiene dificultaron la apertura de las tan ansiadas piscinas municipales ante la desesperación de aquellos que no tienen otra forma de lidiar con el caluroso verano en los pueblos de interior. Este año, gracias a una situación sanitaria favorable y a un rápido ritmo de vacunación, todas las piscinas municipales de la comarca vuelven a abrir, aunque eso sí, manteniendo las estrictas medidas de higiene y seguridad.

De vuelta a la normalidad

Pocas fueron las piscinas que consiguieron abrir durante la campaña veraniega del pasado año. La piscina municipal descubierta de Alzira lo hizo el 8 de junio en pleno inicio de la fase 3 del estado de alarma gubernamental. El resto de las piscinas locales de las que se pudo disfrutar en la Ribera, abrieron el día 20 de junio con limitaciones de aforos al 50 % y con el único acceso a estas mediante cita previa. Uno de los pocos municipios que disfrutó durante todo el verano de su piscina municipal fue Sumacárcer. Un año después, el recinto vuelve a abrir con un aforo limitado, distancia de seguridad obligatoria y el uso de mascarilla en las zonas comunes. «Tendremos un control exhaustivo en las reservas», afirma a Levante-EMV David Pons, alcalde de la localidad. Entre los pueblos que se abstuvieron de abrir sus piscinas el pasado año y este sí lo harán tras 15 meses se encuentran Albalat de la Ribera, Favara, Fortaleny y Sellent. La piscina municipal de este último, que llevó a arbitrar ayudas para la compra de piscinas hinchables a las personas que las necesitasen, estará abierta desde hoy. Según la alcaldesa de Sellent, Raquel Sancho, el año pasado permanecieron cerrados porque «la piscina habría sido un reclamo para los habitantes de las tres comarcas lindantes».

Compartir el artículo

stats