Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alzira recibe al Hércules con una meta: romper su racha de empates

El conjunto azulgrana se enfrenta ante un rival llamado a estar en la parte alta de la clasificación

El Alzira defiende una jugada a balón parado. | JOSÉ GÓMEZ

Veinte años después, la UD Alzira y el Hércules CF vuelven a verse las caras. Será a las 18’30 h. en el Luis Suñer Picó. Se enfrentan dos equipos que están aprovechando a la perfección los últimos minutos de partido, el Alzira para obtener empates y los herculanos para vencer a su nuevo rival por la hegemonía de la provincia, el Intercity y el Mar Menor.

El partido tendrá un ambiente futbolístico como hacía tiempo no se veía durante la liga regular. El Alzira espera mejorar los casi 1.000 aficionados que acudieron contra la Nucia y el Hércules tendrá como mínimo 300 seguidores que ya han comprado la entrada anticipadamente. Cuarenta de ellos llegarán en autobús a los que se unirán los que se desplacen en coches particulares. Las taquillas se abrirán a las 16’30 h. y las puertas a las 17’15. Ante tal seguimiento, se ha establecido una separación de aficiones en la grada general. Los aficionados locales accederán por la izquierda de Tribuna y los alicantinos, por la habitual de General.

El Hércules, que se quedó a las puertas del ascenso a 1ª RFEF, quiere retornar cuanto antes a la división previa al fútbol profesional. Según Dani Ponz, el exfutbolista del Hércules Sergio Mora cuenta con «el equipo llamado a ser campeón de liga; sabe defender en diferentes bloques, tiene llegada por banda, uno contra uno, centros laterales tanto para atacar como defendiéndolos así como poder a pelota parada y en las transiciones». Mora recupera a los sancionados Raúl Briz y Pedro Sánchez y es duda Tano Bonnín, que arrastraba molestias toda la semana. Como exmiembro del staff de Bordalás junto a Sergio Pelegrín, el equipo tiene mucha intensidad y en tres partidos ha visto 7 amarillas y 4 rojas. A nivel social, se ha conocido que el exfutbolista Nelson Haedo Valdez está interesado en comprarle el club al empresario Enrique Ortiz junto a unos inversores rusos.

En la UD Alzira hay ilusión por recibir a uno de los grandes de la Comunitat Valenciana y poder dar la campanada después de los buenos partidos realizados. Dani Ponz ha trabajado cambios en los sistemas defensivo y ofensivo «porque hay que ir evolucionando nuestro juego para mejorarlo y sorprender al rival». El equipo puede acusar físicamente no haber podido entrenar en césped natural a causa de la lluvia. La semana que viene esperan poder hacerlo dos veces más un tercer día de trabajo a balón parado porque «es muy importante para equipararnos al resto físicamente», indicó Ponz.

El balance como local favorece los intereses ribereños

Alziristas y herculanos se han enfrentado hasta en seis ocasiones en tierras ribereñas, con un balance de tres victorias azulgranas, dos blanquiazules y un empate. Para la cita, el Dani Ponz todavía no podrá contar con Martín Lapeña y Traver, que está sobrecargado por una contractura, y Roan, que ha padecido bronquitis. Con todo, buscará mantener esa ventaja de victorias en el histórico enter ambos conjuntos. El árbitro del partido será el catalán Gerard Brull Acerete.

Compartir el artículo

stats