Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huella artística de Pérez Contel

Inició en Alzira un carrera docente que se vio interrumpida por la guerra y su depuración

La huella artística de Pérez Contel |

El artista a grandes trazos. 1 Portada de un libro de arte infantil de Contel de 1969.

La huella artística de Pérez Contel | «ARTISTAS EN VALENCIA 1936-1939»

2 Ilustración para un cartel. F

La huella artística de Pérez Contel |

3 Portada de «Linoleografía» 1966. F

La huella artística de Pérez Contel | ARCHIVO A. MACHAROWSKI

Rafael Pérez Contel (1909-1990) estudia en la escuela de Bellas Artes de San Carlos de València entre los años 1928 y 1932. Es uno de los tres primeros valencianos -junto a Francisco Ballester y Antonio Ballester- en aprobar en el año 1933 las primeras oposiciones docentes convocadas en España con el fin de democratizar el sistema educativo español y combatir el alto analfabetismo existente en el país. Una iniciativa de la Segunda República Española para modernizar la enseñanza. Aprobadas las oposiciones, Pérez Contel, comienza su labor educativa como profesor de Dibujo en la ciudad de Alzira en el curso 1935-1936, municipio al que es destinado por el Ministerio de Instrucción Pública republicano.

La huella artística de Pérez Contel

En Alzira, en el año 1936, acaba su obra escultórica más emblemática: «El hombre del martillo neumático» (en la imagen de la derecha, cedida por los hermanos Pérez García, en la que aparece el artista junto a su familia).

La huella artística de Pérez Contel

Ante el Golpe de Estado del 18 julio de 1936, Pérez Contel ve interrumpida abruptamente su labor educativa en Alzira y se pronuncia en contra de la sublevación militar -como también hicieron otros artistas plásticos y profesores- y junto a su amigo Josep Renau denuncia las consecuencias de la sublevación militar, la represión en la retaguardia y los bombardeos en las ciudades republicanas (Madrid, València, Xàtiva…) por medio de artículos, confección de proclamas, bandos, boletines y carteles. Lo hace durante los tres años que dura la Guerra Civil Española (1936-1939).

Cuando la Segunda República Española pierde la guerra, los «triunfadores» le quitan a Rafael Pérez Contel su plaza docente en Alzira, lo someten a juicio y lo encierran en la Cárcel Modelo de Valencia hasta el año 1941, aunque su causa sigue abierta muchos años más tarde.

Recién iniciado el año 1950, Pérez Contel vuelve a la docencia, al presentarse a unas nuevas oposiciones docentes bajo el franquismo en las que aprueba una plaza como profesor de Dibujo en el Instituto Josep de Ribera de la ciudad de Xàtiva. Es en este instituto -durante más de veinticinco años (1950-1976)-donde ejerce su labor educativa y pedagógica que le permite desarrollar una pedagogía a favor de la enseñanza del arte.

Entrevistas a exalumnos

En el libro «Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte» también se publican las entrevistas que para elaborar este trabajo se realizan a los exalumnos de Rafael Pérez Contel, testimonios de su alumnado que vive en Alzira, Xàtiva y Valencia.

Algunos de ellos son el ex director del Instituto Josep de Ribera Jacinto Martínez Baldó, Rafaela Sanchis, el profesor de Dibujo Ricard Juan Ballester, el pintor Toni Grau, María Isabel Escribano, Vicente Álvarez Rubio, Rafael Buforn, el pintor Joan Ramos Monllor, la poeta María José Juan Ballester, Antonio García Carbonell, Carmela Mallol, el profesor de la Universidad Politécnica de València Carlos Plasencia, el artista Rafa Calduch, la escultora Natividad Navalón, el cantautor Raimon, su nieto, Pablo Pérez García, profesor de Historia en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de València, y el de su hijo, el arquitecto Juan Pérez Zarapico, que también se dedica a la docencia impartiendo clases como profesor de Dibujo en el Instituto Reino Aftasí de la ciudad de Badajoz.

El trabajo docente desarrollado por Pérez Contel en el Instituto Josep de Ribera de la ciudad de Xàtiva, visibiliza a su alumnado publicando los dibujos, ilustraciones y grabados realizados en el aula de Dibujo en revistas, catálogos y libros, dando protagonismo e importancia a su actividad como alumnos. Enseña el valor de la educación artística, como así también la cultura, el arte íbero, el patrimonio, las técnicas gráficas, la historia o la cerámica. Un profesor de dibujo innovador a través de la educación por el arte, precursor de lo que décadas más tarde serían las especialidades artísticas en Bachillerato. 

 

* El autor de la biografía «Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseseñanza del arte» (Edictoràlia, 2021), es Alejandro Macharowski. Maestro nacional de Dibujo por la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano, de la ciudad de Buenos Aires (CABA). Licenciado en Bellas Artes por la Universitat Politécnica de Valencia (UPV), Máster en Investigación en Didácticas Específicas y doctor en Didácticas de las Artes Visuales por la Universitat de València (UV). Integrante CREARI (GIUV2013-103) Grupo de Investigación en Pedagogías Culturales, de la Universidad de Valencia.

Pérez Contel en Alzira con su familia en 1936; escultura «El hombre del martillo neumático» e ilustración de Antonio Ballester que retrata al artista en 1939.

Compartir el artículo

stats