Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra fumigación aérea tratará de controlar la plaga de mosca negra

El Consorcio pide permiso a Sanitat por quinto año para que el helicóptero sobrevuele el Xúquer

Un helicóptero sobrevuela el cauce del Xúquer. | V. M. P.

El Consorcio de la Ribera ha solicitado a la Conselleria de Sanitat autorización para realizar un año más un tratamiento aéreo que permita mantener a raya la plaga de mosca negra tras detectar los técnicos que con la llegada de las altas temperaturas se ha producido una «eclosión importante» de este molesto insecto. «No tenemos expectativas de que vaya a ver más que otros años, pero desde luego menos no porque estos cambios de temperatura son perfectos para su ciclo biológico», indicaron fuentes del ente que agrupa a las dos grandes mancomunidades de la Ribera, mientras mostraban su confianza en que el tratamiento sea «tan efectivo o más» que en años anteriores.

Será el quinto año, si finalmente Sanitat autoriza que el helicóptero sobrevuele el cauce del Xúquer desde Tous a Cullera, en que el consorcio recurre a este tratamiento de choque y complementario a los trabajos preventivos que la empresa Lokímica realiza a lo largo de todo el año para mantener controlada la plaga tanto en el Xúquer como en sus afluentes. El vuelo del helicóptero permite aplicar el larvicida en puntos muy concretos que resultan inaccesibles por tierra.

Las persistentes lluvias de la primavera han retrasado este año la petición de esta autorización, al considerar que la aplicación perdería efectividad si a la misma sucede un temporal, y finalmente se cursó a finales de la semana pasada. Los técnicos del consorcio consideran que el momento ideal para aplicar este larvicida y evitar la transformación de las larvas que pueda haber en el río en insectos es la primera quincena del mes de junio. No obstante, en años anteriores en que la petición se cursó incluso en el mes de enero, Sanitat llegó a denegar un primer intento al considerar que todavía no se daban las condiciones que justificaran esta medida de choque y fue cuando los termómetros se dispararon, lo que favorece la eclosión de este insecto que provoca una dolorosa picadura, cuando finalmente autorizó la fumigación aérea.

Aplicaciones en zonas puntuales, pero muy efectivas

El helicóptero no realiza una descarga de larvicida a lo largo de todo el cauce del Xúquer, sino que la autorización se suele limitar a una decena de zonas muy concretas entre el embalse de Tous y Cullera a las que resulta casi imposible acceder po tierra y que los técnicos de Lokímica tienen perfectamente identificadas. El tratamiento aéreo se considera además tremendamente efectivo ya que los técnicos han llegado a señalar que, si se dan las condiciones idóneas en el momento de su aplicación, la efectividad puede aproximarse al 100 %. «Es el mejor tratamiento que se puede realizar en puntos que no son accesibles», incidieron fuentes del Consorcio de la Ribera.

Compartir el artículo

stats