Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El idioma touero mengua frente al castellano y el paulatino avance del valenciano

El traslado del pueblo para construir la presa aumentó la relación e influencia de la Ribera

El vecindario con mayor edad de Tous todavía conserva el «touero». | PERALES IBORRA

Cuenta la leyenda que cuando repartieron las lenguas por el mundo dejaron para el final a Tous y esparcieron los restos («Els pobles valencians parlen els uns dels altres», de Sanchis Guarner). Durante años, los más de 1.200 vecinos y vecinas de este municipio se han comunicado en un dialecto de transición entre el valenciano, el castellano y el aragonés, es decir, el «touero».

La variante dialectal predominante en Tous del castellano salpicado por numerosos valencianismos de los pueblos de la Ribera tiene un origen geográfico. Si nos remontamos a sus inicios, el pueblo de Tous estaba construido a las orillas del río Xúquer, en el lugar en el que actualmente se encuentra la presa con el mismo nombre. Su construcción hacia el 1970 comportó que el pueblo se tuviese que trasladar a su actual emplazamiento, cerca de Alberic. Por consiguiente, se convirtió en el único municipio de habla castellana de la comarca de la Ribera, aunque alejado de las recomendaciones académicas.

Tras el traslado también se produjo un desplazamiento de las barreras lingüísticas, ya que, el municipio, que en principio se encontraba asociado a la Canal de Navarrés se mudó a la Ribera Alta y, por consiguiente, se rodeó de pueblos en los que predomina el habla valenciana. A pesar del paso de los años, todavía existe un debate entre el vecindario sobre si se consideran más arraigados a la Canal o a la Ribera teniendo en cuenta, además, esta cuestión lingüística.

Como es habitual en este tipo de controversias, los más mayores se mantienen fieles a sus orígenes, mientras que los más jóvenes, influenciados por un estilo de vida y unas relaciones sociales diferentes, tienen un sentimiento de pertenencia distinto.

El periodista y vecino del municipio, Antonio Cerdà, reconoce que «el «touero» no es una lengua muy habitual, ya que conserva una riqueza de expresiones autóctonas. Nuestra habla siempre ha sido motivo de burla». Sin embargo, con el paso de los años, el «touero» va perdiendo arraigo de manera progresiva, ya que esta lengua local cada vez coexiste en mayor medida con numerosas voces valencianas. «Últimamente vive en Tous más gente de otros municipios de la comarca y se relacionan con otras personas valencianas en el trabajo, en la escuela o la universidad, por lo que se está produciendo un cambio», indica Cerdà. No obstante, reconoce que a la gente mayor todavía le cuesta entender un idioma distinto al «touero». «Si en mi casa hablábamos en valenciano, mi abuela no lo entendía y teníamos que traducirlo, pero esto está cambiado y está habiendo una buena coexistencia entre ambas lenguas», reconoce.

No obstante, este cambio se está produciendo de manera paulatina. «Para que el valenciano se imponga como lengua mayoritaria en Tous todavía deben pasar muchos años», señala. Por ello, reconoce que «aún queda «touero» para rato».

Un diccionario particular

El investigador Josep Lluís Doménech y la lingüista y vecina de Tous Mónica Ortega recogieron las particularidades lingüísticas del municipio en el libro «El habla de Tous». Ambos indican en la presentación que la intención de la obra es «contribuir al mejor conocimiento de lo nuestro, partiendo de una parcela del saber humano que está íntimamente ligada a la competencia de todo hombre por el mero hecho de existir: el lenguaje».

En el libro, se recogen algunas de las expresiones características de esta localidad, su origen y significado. A modo de ejemplo, se pueden mencionar algunos conceptos como onde (donde), pabajo (hacia abajo), oraje (tiempo) o madastra (madrastra).

Compartir el artículo

stats