Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Choriza May, la reina del glamour marcará el paso en Guadassuar

Adrián Martín regresa a su municipio convertido en icono internacional del colectivo LGTBIQ + para ejercer como «cap de dansa». La televisión inglesa graba un documental sobre la «Drag Queen»

Choriza May posa en el césped del campo de fútbol del Newcastle. | LEVANTE-EMV

Adrián Martín no recuerda un año en el que no haya participado en la Setmana de Danses de Guadassuar. Tras dos años de suspensión por la pandemia, este vecino de la localidad regresa por la puerta grande. Sin embargo, no será él, sino la Drag Queen Choriza May, quien ejerza como «cap de dansa» el próximo lunes 22 de agosto.

Su nombramiento para ejercer esta función, en palabras de Adrián, supone cerrar un ciclo con el municipio que le vio nacer y crecer. «Lo pasé muy mal de pequeño en el pueblo porque sufrí acoso. Siempre he reconocido que no tuve una infancia feliz, sino una infancia con algunos momentos felices», expresa.

Superar esa etapa de su vida ha supuesto un punto de inflexión. Ahora ya no siente odio ni temor. Incluso ha sido capaz de darles una segunda oportunidad a aquellas personas que se reían de él. «La gente cambia su mentalidad. Recordar esa etapa no ayuda, hay que crecer y superarse», reivindica. En ese sentido, Adrián añade que muchas madres le piden consejos para afrontar la situación de la mejor manera posible y apoyar a sus hijos. «Vuelvo a Guadassuar como una persona orgullosa, ya que ahora se celebran aquellas cualidades por las que se burlaban antes. Es una fantasía y un sueño ser ‘cap de dansa’ porque, además, estaré en la calle donde vive mi abuela», indica.

Protagonizar las danzas, además, supone dar mayor visibilidad a la comunidad LGTBIQ+. «Es muy importante que la gente joven tenga referentes. Yo no los tuve y, probablemente, me hubiesen sido de gran ayuda, ya que intentaba hacer lo mismo que el resto de compañeros para no destacar», explica.

El verano que lo cambió todo

Adrián recuerda con claridad cómo fue «salir del armario» con tan solo 11 años. «Estaba veraneando en el Faro de Cullera y me sentía diferente. No sabía cómo gestionar que me gustaran los chicos, pero mi madre me dijo que no me preocupara porque ellos me apoyaban», explica el vecino de Guadassuar, quien añade que a su padre le costó un poco más aceptarlo, pero «ahora es el mayor fan de Choriza May».

Choriza May nació tras un desamor. Tras romper con su pareja, Adrián decidió mudarse a Newcastle con el objetivo, además, de encontrar un futuro laboral tras haber estudiado Publicidad y Relaciones Públicas en Castelló. Allí no solo realizó el Erasmus, sino que volvió a enamorarse y, además, descubrió su verdadera pasión. «Mi hermano toca el fagot, mi primo es bailarín… A mi familia le encanta el arte y yo era el único que nunca me había subido a un escenario», destaca.

Tras ver varias actuaciones de «Drag Queens», Adrián decidió adentrarse en este mundo. Por ello, se presentó al programa «Drag Idol», el cual, para su sorpresa, ganó. Posteriormente, Choriza May se convirtió en una de las doce participantes de Rupaul’s Drag Race, pasando a ser la primera española que participaba en este programa de la BBC. Precisamente, la BBC está preparando un documental sobre la vida de Adrián. Por ello, la televisión se trasladará a Guadassuar coincidiendo con la Semana de Danzas para contar la historia de este joven. «Las danzas han marcado a Choriza May y ella será la encargada de reivindicar los derechos del colectivo y, además, celebrar unas fiestas tan esperadas por los vecinos», concluye.

Adrián define a Choriza May como una mezcla entre la cultura valenciana y la propia de Newcastle. «Cuando aparece la oportunidad, hablo en valenciano o reivindico nuestra cultura porque creo que es un orgullo poder llegar hasta la BBC», explica. Añade que los medios de comunicación son una gran herramienta para romper con los estereotipos en torno al colectivo LGTBIQ+. «Las ‘Drag Queens’ no solo están en grandes ciudades, también pueden venir de pueblos pequeños como Guadassuar», indica. Cree que todavía no existe suficiente visibilidad en torno a las «Drag Queen», ya que «la sociedad cree que es ponerse una peluca o pintarse los labios». «Hemos llegado para quedarnos y somos parte de la historia del pueblo», reivindica.

Choriza May también ha cambiado la vida de Adrián. «Ambos tienen más en común de lo que pensaba y me gusta esa dualidad. Choriza May se caracteriza por ser la parte artística, mientras que Adrián es más tranquilo», informa.

No obstante, Adrián reconoce que esta combinación conlleva un gran trabajo psicológico, sobre todo con el auge de las redes sociales. «A veces, recibimos mucho odio, por lo que tenemos que saber gestionarlo, ya que es gente que no nos conoce», indica.

Adrián reconoce que iniciarse en este mundo supone un gran cambio: «Hay que saber gestionar lo que te está ocurriendo. Tenía claro que quería mantener mi privacidad y que la gente adore al personaje».

Compartir el artículo

stats