L’Hort de Feliu de Alginet entra por su degradación en la Lista Roja del Patrimonio

Hispania Nostra alerta de la devaluación del edificio modernista 

Los forjados comienzan a ceder

Hay goteras y la decoración se erosiona

Fachada actual de l'Hort de Feliu

Fachada actual de l'Hort de Feliu / Álvaro Trescoli

La asociación Hispania Nostra ha alertado del «deficiente estado de conservación» del edificio modernista de l´Hort de Feliu, enclavado junto al casco urbano de Alginet. Las fachadas laterales han desaparecido al anexionarse edificios de construcción contemporánea. En la fachada principal se empiezan a observar problemas estructurales y en su decoración se aprecia la pérdida de distintos elementos a consecuencia de su erosión, también visible. 

Edificios adosados que desvirtúan el inmueble

Edificios adosados que desvirtúan el inmueble / Álvaro Trescoli

El interior está desvirtuado, ya que la distribución fue alterada y no se conserva ningún elemento decorativo original. Los forjados de madera han empezado a ceder y algunas vigas están combadas a causa del peso del pavimento de terrazo, instalado en una reforma de los años ochenta. Los falsos techos impiden ver la estructura original del edificio y cuentan con goteras, humedades y desprendimientos que ya se observaban en el año 2020. Por estos motivos, el edificio modernista de l´Hort de Feliu, acaba de ser incluido en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra que recoge más de 1.300 monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. 

Cambios estructurales

El modernismo se desarrolla en los albores del siglo XX en un contexto de desarrollo industrial, económico y urbano. Muestra de esta corriente en Alginet es el matadero y el mercado, construidos en los años 1904 y 1905, y diseñados por Carlos Carbonell Pañella. En el caso del edificio de l’Hort de Feliu, se desconoce la autoría. La propiedad se edificó en un campo de naranjos y ha sufrido numerosas modificaciones estructurales. En la casa se instaló un aulario y un centro ocupacional, lo que supuso la pérdida de todos los elementos artísticos del interior. En los años noventa, los jardines se aprovecharon para edificar un instituto de educación secundaria obligatoria y pistas de deporte, y en 2014 el edificio modernista acogió el Museu Valencià d’Història Natural. El edificio está hoy cerrado. 

Forjado de madera

Forjado de madera / Álvaro Trescoli

Formaba parte de un huerto de naranjas. Contaba con vivienda, balsa y pozo rodeados de jardines. Es una casa burguesa de principios del siglo XX con un estilo modernista valenciano muy marcado. La fachada responde a una composición armónica y simétrica, de dos plantas, con cinco ventanas y balcones. Destaca la decoración historicista mezclada con elementos modernistas enmarcando puertas y ventanas con motivos vegetales, así como figuras antropomorfas en los canecillos que sustentan la cornisa. 

En la planta superior, encuadrando las ventanas, se distingue un fondo de azulejos esmaltados de color verde. Los balcones y rejas que protegen las puertas están realizadas con hierro forjado