11 de octubre de 2010
11.10.2010
Lleva cuatro años

Los amores rotos también tienen su museo

Zagreb alberga una pinacoteca de las relaciones rotas con 700 objetos que recuerdan amores frustrados

11.10.2010 | 11:05
Este osito de peluche es uno de los objetos que figuran en el museo.

Aunque creado en 2006, el Museo de las Relaciones Rotas acaba de ser inaugurado oficialmente con una ubicación fija de más de 700 objetos que son un canto al mal de amores.

"Hemos decidido que, de la misma forma que existe el Día de San Valentín para los enamorados, así debe existir un día dedicado a aquellos que se sienten solitarios y abandonados, y ese día vamos a recibir las donaciones para el museo de Zagreb", explicó a Efe Olinka Vistica, impulsora de este proyecto.

Desde que abriera sus puertas hace cuatro años, el museo ha disfrutado de un gran éxito y sus piezas incluso han sido los protagonistas de una exposición itinerante que durante cuatro años ha pasado por 19 países de América, Europa y Asia, y que dentro de poco llegará por primera vez a un país de habla hispana, Argentina.

En el museo se exponen un centenar de objetos de donantes anónimos de todo el mundo, cada uno acompañado de una historia o explicación.

"Han sido expuestos alrededor de cien objetos, aunque tenemos más de 700, que también serán mostrados, pero en otras ocasiones", explicó a Efe Vistica, durante la ceremonia de inauguración, que tuvo lugar bajo los acordes de la canción "Ciao, amore".

Añadió que a lo largo del año se van a preparar también exposiciones temáticas especiales y que asimismo van a proseguir con las exposiciones itinerantes y con el museo virtual, en la dirección internet "www.brokenships.com".

Los objetos expuestos representan un patrimonio emotivo de las ex relaciones amorosas, desde cosas extrañas y únicas hasta las más extraordinarias, acompañadas de frases e incluso historias enteras, algunas sentimentales, otras curiosos o graciosas, alguna que otra llena de amargura o rabia.

El museo fue ideado por Olinka y su ex novio, Drazen Grubisic, cuando rompieron y no sabían qué hacer con los objetos que tenían en común y que les recordaban su amor. Así se les ocurrió fundar una institución donde los ex novios y amantes pudieran dejar objetos especialmente queridos o hasta odiados.

Se trata de las cosas más variadas, desde animalitos de fieltro regalados, relojes que fueron parados cuando él la dejó, un hacha que sirvió para destruir la cama de amor después de la separación, vestidos de boda, anillos y otros objetos acompañados de una historia, una poesía o una anécdota.

En el nuevo museo existen diversas secciones, con objetos "que indicaron la ruptura", los que revelan la pasada pasión, el enfado, la rabia, que hablan de la influencia del tiempo y otras cosas.

La explicación de un liguero donado por una mujer de Bosnia-Herzegovina dice: "Nunca me lo puse. La relación tal vez habría durado más si lo hubiera hecho".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine