Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habitantes del Triásico en tierras valencianas

Tras las huellas de los primeros saurios

Hallan en Bejís los restos fósiles que demuestran que los ancestros de los dinosaurios habitaron en lo que ahora es la Comunitat Valenciana

Tras las huellas de los primeros saurios

Tras las huellas de los primeros saurios

Los ancestros de los dinosaurios poblaron el área que hoy en día ocupa la Comunitat Valenciana. Así lo atestiguan las últimas huellas fósiles (icnitas) halladas por el grupo de arqueólogos Guix de Vila-real y de la Universitat de València que han trabajado en el yacimiento de la Badina en la población castellonense de Bejís. Según explicaron ayer los responsables del proyecto el profesor de la Universitat de València Carlos de Santisteban Bové y el director del museo de Bejís, el arqueólogo Andrés Santos las cuatro nuevas icnitas encontradas colocan al yacimiento de la Badina como uno de los más importantes del Triásico de toda la Comunitat, ya que, además de aportar nuevos datos sobre las primeras faunas del Mesozoico castellonense, es el único que cuenta además con el fósil de una planta del Triásico Medio.

Nuevas especies en la comunidad

Las huellas descubiertas pertenecen, según los expertos, a dos clases de animales, los lepidosauros (Prolacertiformes), una clase de reptiles que no medían más de uno o dos metros y los crurotarsos como el chirotherium, que eran carnívoros y eran los antecesores de los dinosaurios que gobernaron la Tierra durante el periodo Jurásico. «A partir de las huellas es difícil decir el animal pero sí se puede decir a la familia a la que pertenece», explicó Andrés Santos.

Según explicaron, estas afloraciones son «importantes» desde el punto de vista científico ya que muestran cómo los grupos de reptiles dominantes hasta entonces, dejan paso a los dinosauriformes, que poco a poco fueron conquistando los ecosistemas hasta hacer que los dinosaurios dominaran durante 177 millones de años la Tierra. Por eso, las icnitas de Bejís establecen un ejemplo para conocer la cronología de cómo se produjo este cambio. Aunque se sabe el fin de los dinosaurios, que fue a consecuencia de la caída de un meteorito, la desaparición de sus ancestros aún es «una incógnita» para los estudiosos del tema, según reconoció Santos.

Así, es la primera vez que se tiene constancia de que estos dos tipos de especies poblaron la zona de la Comunitat, aunque ya se había documentado su paso por tierras de Cuenca, Teruel y Molina de Aragón (Guadalajara). Hasta la fecha, las icnitas de tetrápodos más antiguas de la Comunitat se localizaban en la formación Cañizar, en el Desierto de las Palmas de Benicàssim. Ahora, sin embargo, las huellas de Bejís «representan el único registro descrito, hasta el momento, de huellas de vertebrados en la Formación Serra en esta comunidad», explicaron ayer.

Con la suma de estas nuevas icnitas y las que en 2000 descubrió Carlos Santisteban (que fueron declaradas en 2006 Bien de Interés Cultural), ya son un total de 7 las halladas en La Badina.

Los arqueólogos también trabajaron, de forma paralela, en una segunda investigación para analizar la edad del yacimiento. Así, y gracias a estos trabajos se ha podido precisar con mayor exactitud la edad de este BIC, que se cifra en unos 245 millones de años, situándose en el periodo Anisiense del Triásico Medio.

Arqueología y turismo

La alcaldesa de Bejís, Olga Pradas Romero, que también participó en la presentación junto al jefe del Servicio de Cultura, Francisco Medina, elogió el trabajo de los arqueólogos y aseguró sentirse «orgullosa porque Bejís es un sitio de referencia en cuanto a cantidad de huellas fósiles». Además recalcó el valor turístico de estos hallazgos. «Cuando los trabajos estén finalizados nos reuniremos con los técnicos para ver de que forma explotar este descubrimiento para garantizar un mayor turismo a la localidad», añadió la edil. Por ahora, los arqueólogos van a seguir trabajando en las zonas de La Badina de Bejís, para ver si encuentran nuevas icnitas.

Los hallazgos se han presentado en la 56 Sesión Científica de la Sociedad Geológica de España y serán publicados en el número 55 de la revista científica Geogaceta.

Compartir el artículo

stats