Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contaminación

¿Es cierto que las vacas son culpables del cambio climático?

Un informe de la ONU apunta al metano como principal causante de la polución - "Hay que cambiar los modelos de consumo", dice David Román, de la Unión Vegetariana Española

Expertos piden que se regule el consumo de proteína animal.

Expertos piden que se regule el consumo de proteína animal. SHUTTERSTOCK

Es uno de los principales debates en torno al cambio climático de los últimos años, pero no ha sido hasta ahora cuando la Organización de las Naciones Unidas ha dado el visto bueno a las investigaciones. Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), "los esfuerzos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y los impactos del calentamiento global se quedarán muy cortos sin cambios drásticos en el uso global de la tierra, la agricultura y la dieta humana". O lo que es lo mismo, el alto consumo de carne del ser humano y, por ende, la explotación ganadera mundial y, en concreto, el metano que expulsa el ganado bovino están produciendo una contaminación sin precedentes. "Si las vacas formaran un país entero, sería el tercero en emisiones de gases efecto invernadero", asevera la FAO.

Infografía: Izaskun Garaizabal

Así pues, según sus propios datos, Asia oriental y el Sudeste Asiático, con unos 19 millones de toneladas de proteína, son las regiones con la producción ganadera más elevada, impulsada principalmente por especies monogástricas. Europa occidental, América del Norte y América Latina y el Caribe tienen niveles de producción similares, entre 12 y 10 millones de toneladas de proteína. No obstante, los perfiles son distintos: mientras que la carne y leche de vacuno y de pollo son claves en América Latina y América del Norte, Europa occidental debe su producción fundamentalmente a la leche de vacuno. La producción de carne y leche de búfalos juega un papel destacado en Asia meridional. Oriente Próximo y África del Norte, el África subsahariana, Europa oriental, Oceanía y la Federación de Rusia tienen producciones menores, entre 4 y 1,6 millones de toneladas de proteína.

Infografía: Izaskun Garaizabal

"Este informe de la ONU lo único que hace es volver a incidir sobre un tema que nosotros llevamos poniendo de manifiesto desde hace años", comenta David Román, presidente de la Unión Vegetariana Española (UVE). "Siempre hemos sostenido los tres pilares básicos que apoyan la dieta vegetariana o vegana: la salud, los animales y el medio ambiente". Es por esto que, según la FAO, "el impacto medioambiental del metano de la ganadería llega hasta los bosques o el agua. Más allá del calentamiento global, las selvas de Sudamérica están siendo taladas para plantar soja y crear pastos para el ganado, mientras que la elaboración de una hamburguesa convencional consume alrededor de 1695 litros de agua". Según el panel de expertos de la ONU, "la deforestación podría convertir gran parte de los bosques amazónicos en un tipo de desierto degradado, liberando posiblemente más de 50.000 millones de toneladas de carbono a la atmósfera en 30 o 50 años".

Deforestación ilegal en el Amazonas.SHUTTERSTOCK

Negacionismo

En palabras de Román, "de alguna manera, el informe muestra un cambio de postura del panel de expertos, que ha dado más importancia al tema que en ocasiones anteriores, ya que estaban más ocupados en cambiar la posición de los negacionistas y luchando contra esto, que planteando realmente opciones prácticas que cualquier persona puede llevar a cabo".

En este sentido, tras la publicación del informe, famosos negacionistas del cambio climático como Frank M. Mitloehner saltaban a la palestra. "Renunciar a la carne y sus derivados no es la panacea para el medio ambiente como muchos nos quieren hacer creer y, llevado al extremo, también puede producir consecuencias nutricionales negativas", dice en un artículo publicado en varios medios de comunicación. "Mucha gente sigue pensando que dejar de comer carne solo un día a la semana influirá en la lucha contra el cambio climático. Nada más lejos de la realidad. Un estudio reciente demuestra que incluso si todos los estadounidenses eliminasen todas las proteínas animales de sus dietas, las emisiones de gases de efecto invernadero del país solo se verían reducidas en un 2,6%", añade.

"Cualquier persona, voluntariamente, debería replantearse soluciones dietéticas en cuanto al impacto que esto tiene para el medio ambiente"

David Román - Presidente Unión Vegetariana Española

Pero desde la FAO lo dejan claro: "Las dietas equilibradas que contienen alimentos de origen vegetal y de origen animal producidos de forma sostenible presentan grandes oportunidades para la adaptación y la mitigación, a la vez que generan importantes beneficios colaterales en términos de salud humana. No queremos decir a la gente qué comer, pero sería realmente beneficioso, tanto para el clima como para la salud humana, que la gente de muchos países desarrollados consumiera menos carne, y que la política creara incentivos apropiados a tal efecto". Algo que corrobora Román: "Cualquier persona, voluntariamente, debería replantearse soluciones dietéticas en cuanto al impacto que esto tiene para el medio ambiente. No significa dejar de comer carne o que se vaya a prohibir, hay personas que lo ven como una amenaza, pero solo hay que replantear el consumo excesivo actual".

BENEFICIOS DE SER VEGETARIANO/VEGANO

Según el presidente de la agrupación vegetariana de España, David Román, la salud personal, evitar el sufrimiento animal y el medio ambiente son los principales beneficios de cambiar el estilo de vida al veganismo. "Se ha cuestionado mucho tiempo si la carne era algo esencial para estar bien pero los expertos en nutrición defienden que con una dieta vegetariana o vegana se puede estar sano. Los productos de origen animal no son imprescindibles"

El informe elaborado por el panel de expertos señala, además, que "para 2050, los cambios en la dieta podrían liberar millones de kilómetros cuadrados de tierra y reducir las emisiones mundiales de CO2 hasta en ocho mil millones de toneladas al año, en relación con la situación actual". Los investigadores también hacen hincapié en las selvas tropicales, donde aumentan las preocupaciones sobre la aceleración de las tasas de deforestación. "La selva amazónica es un enorme sumidero de carbono que actúa para enfriar la temperatura global, pero las tasas de deforestación están aumentando, en parte debido a las políticas y acciones del gobierno del presidente brasileño Jair Bolsonaro", aseguran.

Por otro lado, para Román "siempre ha habido grandes mitos con respecto al veganismo como que sin carne no hay proteína ni hierro o calcio, que las vacas lo obtienen de los vegetales. Actualmente vamos hacia un estilo de vida vegano y no es una moda, es una realidad. Está yendo a más. Creemos que está habiendo un cambio de conciencia, cada vez hay más personas que se dan cuenta de lo que pasa, de lo mal que se trata a los animales en la industria ganadera, de la forma en que se explota a los animales y al medio ambiente en la producción alimentaria, y hay que cambiar de modelo. Esto va más allá, hay que tomar conciencia y querer aportar un granito de arena desde la perspectiva individual". En conclusión, y en base a las estimaciones del grupo mundial de expertos, las vacas no son las culpables del cambio climático, sino el ser humano y la explotación de la tierra y el ganado.

Compartir el artículo

stats