Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una actividad escolar de un colegio de Mallorca acaba en una denuncia ante la Policía

Tachan de "discriminatorio" un mapa en el que los niños debían pegar su foto en su país de origen

Mapa en el que los alumnos pegaron sus fotos en los países de donde son originarios. / DM

El padre de dos alumnos del CEIP Anselm Turmeda de Palma ha denunciado ante la Policía Nacional una actividad escolar organizada por el centro que considera "discriminatoria" . En un mapa del mundo que preside una de las paredes de este colegio palmesano los alumnos debían pegar su foto en el país en el que nacieron o del que eran originarios sus padres. Sin embargo el denunciante, Nidhal Gharsi, de origen tunecino, considera que esta iniciativa choca frontalmente con los valores que él inculca a sus hijos.

"Mis hijos nacieron en España y yo les enseño que son españoles. Pero ese mapa dice lo contrario porque significa discriminar y poner etiquetas. Le dan importancia al origen, de dónde es cada uno, cuando la mayoría de esos niños que aparecen en las fotos ha nacido aquí y ni siquiera han visitado esos países. Y encima al lado hay un mapa de Mallorca en el que están las fotos de los mallorquines. Así se ve claro que hay un mapa para una parte de los alumnos y otro para la otra parte", manifiesta Gharsi.

En la denuncia que el pasado martes interpuso ante la Policía Nacional, este padre manifiesta su desacuerdo con esta actividad, y enfatiza que el centro "ha hecho caso omiso" de sus peticiones para que lo retiren.

El CEIP Anselm Turmeda, por su parte, rechaza que el mapa tenga un cariz discriminatorio. "Este padre nos había manifestado su queja, y nosotros ya le explicamos que esta actividad formaba parte de un proyecto para avanzar en el conocimiento de las culturas de todos los niños del centro. En el mapa se representa la diversidad de procedencia y de culturas de los niños. En todo caso, sus hijos ni siquiera aparecen porque fue una actividad que hicimos hace dos o tres cursos", destaca Laura de Haro, directora del CEIP Anselm Turmeda.

"Era un proyecto interdisciplinar. Cada niño hacía un poco de explicación de su lugar de procedencia y su cultura. También vinieron sus familias y, por ejemplo, nos explicaron cómo eran sus bailes regionales. Desde entonces el mapa se quedó colgado en la pared, como pasa con otras actividades", señala esta docente.

Gharsi reitera su exigencia de que el mapa desaparezca de la vista de padres y alumnos. "Cuando solicité la nacionalidad española para mis hijos, renunciamos a la suya. ¿Para que después les recuerden que no son de aquí?", se pregunta. "En el colegio piensan que esto es bueno, pero muchas cosas malas han salido de buenas intenciones", subraya.

De Haro defiende la iniciativa y rechaza las acusaciones: "Es ridículo que se acuse de discriminación a un centro con alumnos de más de veinte lugares de procedencia".

Compartir el artículo

stats