Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia humana

Alberto, ciego y sin manos tras estallarle una bomba de la Guerra Civil, recorre las calles con Xabat

Logran un hito al adaptar un perro guía para un joven con múltiples limitaciones desde hace nueve años | Son más de 1.000 los perros guía de la ONCE que acompañan durante su vida diaria a las personas ciegas de España

Alberto, ciego y sin manos, usa un arnés especial para recorrer las calles con su perro guía .

Alberto Villalba tiene 31 años y recorre Teruel, su localidad natal, con seguridad y con independencia gracias a su perro Xabat. Ciego y sin manos desde que en 2013 le explotara una granada de la Guerra Civil que encontró cuando ayudaba a una vecina a limpiar su garaje -entonces tenía 22 años-, la adaptación que ha hecho la Fundación ONCE para que pueda tener un perro guía que le acompañe y le guarde se ha convertido en un hito para la institución y para la discapacidad en España.

Porque Alberto es la primera persona del mundo con ceguera y más limitaciones graves –ya que no tener manos complica a priori mucho más esa autonomía– en contar con un perro guía para facilitar su movilidad.

“Xabat”, la pieza fundamental de este relato, es un labrador negro con poco más de dos años que, como todos los que salen de la Fundación ONCE del Perro Guía,

decoration

El trabajo que hay detrás de su caso se contaba esta semana en un acto convocado por la ONCE y en el que participó, además de Alberto Villalba, la alcaldesa de Teruel, Emma Buj y la instructora de la Fundación ONCE del Perro Guía, Elisenda Stewart, artífice de que todo el proceso haya sido exitoso gracias a adaptaciones especiales de arneses, correas, itinerarios y trabajo previo con el perro, que se han sumado a la vida diaria de Alberto.

Xabat, la pieza fundamental de este relato, es un labrador negro con poco más de dos años que, como todos los que salen de la Fundación ONCE del Perro Guía, estuvo durante su primer año de vida con una familia educadora en la fase de socialización y, tras su regreso a la escuela, fue entrenado en aspectos de obediencia básica, hasta que el pasado mes de septiembre comenzó a realizar distintas adaptaciones encaminadas al futuro emparejamiento con Alberto.

El sastre Emilio Asuaín se encargó de personalizar las correas y el arnés para que las pudiera usar Alberto, pese a todas sus limitaciones

decoration

En la actualidad son más de 1.000 los perros guía de la ONCE que acompañan durante su vida diaria a las personas ciegas de España. Y Asturias tiene una buena muestra del gran trabajo que se hace en esos adistramientos. En la actualidad por la región están realizando su labor 25 perros guía, “que es un número muy alto para una comunidad uniprovincial como la de Asturias”, explican desde la ONCE. Una circunstancia que se atribuye tanto a la gran experiencia que tiene la región con las mascotas domésticas como al conocimiento que hay de los perros guía. “Es una comunidad que pide mucho el apoyo de los perros guía, y eso es porque hay conocimiento de su beneficio”, relatan desde la Fundación.

En la actualidad la lista de espera para obtener un perro guía es larga y, de media, se tardan casi tres años para tener este animal de apoyo. Un tiempo que se espera que se acorte dado que la Fundación ONCE del perro guía está ampliando sus instalaciones para poder duplicar el número de animales adiestrados que salen de la institución. Ahora son 120 los perros que salen al año, casi todos labradores, golden retriever y pastores alemanes en menor medida, y en breve serán casi el doble. Y se incorporará una raza más, el labraniche, mezcla de labrador y caniche gigante, muy beneficiosos para las personas alérgicas ya que su pelo no les genera afectación.

"Asturias es una comunidad que pide mucho el apoyo de los perros guía, y eso es porque hay conocimiento de su beneficio”, relatan desde la Fundación.

decoration

En el singular caso de Alberto Villalba, además del empeño puesto por la Fundación en darle un perro guía a un joven con grandes limitaciones pero una fuerza de voluntad digna de todo elogio, también ha tenido un protagonismo especial un sastre madrileño que se confiesa “enamorado de Asturias”. Emilio Asuaín es el artífice de que las correas y el arnés, que son elementos fundamentales para que Alberto Villalba pueda dar órdenes a “Xabat” teniendo en cuenta su doble amputación, estén especialmente adaptadas a su caso. Asiaín fabricó el material de forma personalizada y exclusiva para este caso, con el objetivo de que exista la mayor autonomía para el usuario, algo que pasa por tener también correas adaptadas a la cintura del usuario. “Se puede hacer toda la ingeniería del mundo, pero sin la motivación que tiene Alberto nada sería fácil”, admite Emilio Asuaín.

Compartir el artículo

stats