Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Personas trans

La madre del menor trans de Ourense: “El juez valoró que mi hijo es suficientemente maduro"

"Para mí A. siempre ha sido un niño así que no tengo la necesidad de que un juez me lo diga, pero para vivir en sociedad sí que es necesario"

El menor trans al que un juez le ha concedido el cambio de sexo registral en Ourense, con su madre. Brais Lorenzo

"Una sensación agridulce". Así define María José Rodríguez, madre del niño de ocho años al que el juez encargado del Registro Civil de Ourense le ha concedido el cambio de sexo, la decisión judicial. "Para mí A. siempre ha sido un niño así que no tengo la necesidad de que un juez me lo diga, pero para vivir en sociedad sí que es necesario", señala.

"Desde pequeño, desde que sabe hablar, A. se refería a sí mismo en masculino —relata a FARO DE VIGO, medio del grupo Prensa Ibérica al que también pertenece este diario—. Y en el momento en que es consciente de que socialmente es leído como niña y le molesta, decidimos hacer esta transición social: activamos el protocolo de educación de la Xunta, empieza a llevar uniforme masculino al cole y con 5 años le cambiamos el nombre en el DNI".

También solicitaron el cambio de sexo en el Registro y ha sido este 10 de junio cuando el magistrado Darío Carpio Estévez —al que María José califica de "maravilloso y encantador"— firmó su auto concediéndoselo al valorar la "suficiente madurez" del menor y su "situación estable de transexualidad". Reconocer la identidad de A. es un derecho fundamental recogido en los Derechos Humanos y el juez lo argumenta perfectamente. El hecho de que se lo reconocieran al margen de la ley que aún está sin aprobar y excluye a los menores, confirma que los avances sociales van por delante de las leyes y el mundo de la política".

Precisamente el auto del magistrado se ha dado a conocer el mismo día que el Consejo de Ministros aprueba el proyecto de ley trans que permite el cambio de sexo en el registro sin informe médico ni psicológico a partir de los 12 años con determinadas condiciones y desde los 16 de forma autónoma. "La ley trans se queda corta, va por detrás de los cambios sociales que se están dando: ya no es que no recoja a las personas menores; tampoco a los migrantes ni a las personas no binarias. Es una ley que va a tener un montón de parches a base de enmiendas cuando podían haber hecho una cosa bien desde el principio", opina la madre de A.

El cambio en el Registro Civil "de momento no le va a cambiar la vida" al niño. "Le hizo más ilusión el cambio en el DNI y el hecho de que su nombre fuera reconocido; que en cualquier sitio público pudiera ser llamado por el otro nombre le generaba angustia".

Además, María José recuerda que el hecho de tener una letra u otra, M [masculino] o F [femenino], "da unos determinados privilegios que otras personas no tienen. Por ejemplo, a nivel deportivo, hace poco salía una noticia de que a las mujeres trans no las iban a dejar competir en la modalidad femenina por el hecho de no tener una F en el DNI".

"Que este juez haya hecho esto es una pasada, va a ayudar a un montón de personas a que hagan lo mismo", reitera la madre del menor trans, quien recuerda el caso de una niña de Fuerteventura a quien el juez concedió el cambio de sexo registrar y posteriormente la Fiscalía recurrió. "En Ourense están en plazo pero creemos que la Fiscalía no va a recurrir".

Compartir el artículo

stats