Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sostenibilidad de la ganadería

Aragón pondrá a prueba los fertilizantes hechos con purines

La comunidad aspira a ser la primera en sustituir los abonos minerales por los orgánicos para impulsar la agroalimentación sostenible | El objetivo es convertir el problema medioambiental de los desechos ganaderos en una oportunidad

El ministro Luis Planas, durante el encuentro internacional Renowagro Recursos Orgánicos en el Palacio de Congresos de Zaragoza. Jaime Galindo

Aunque del cerdo todo se aprovecha, actualmente no se saca todo el provecho a los purines y estiércoles que generan estos animales como nutrientes para el campo. Aragón aspira a cambiar los tornos y hacer virtud de la necesidad y convertir en una oportunidad el problema medioambiental que supone la gestión de estos desechos ganaderos, que alcanzan los 11 millones de metros cúbicos al año en la que es la que a día de hoy la principal autonomía productora de porcino en España, con casi 10 millones de cabezas. La fórmula de éxito para conseguirlo la tiene la empresa turolense Fertinagro Biotech, que cuenta desde hace varios años con patentes para transformar estos desechos en fertilizantes orgánicos. La viabilidad económica de esta aplicación va a ponerse ahora en práctica en las Cinco Villas con el propósito de extender luego su uso a otras zonas de la comunidad.

La iniciativa fue anunciada esta lunes con motivo del I Encuentro Internacional Renowagro que se celebra en Zaragoza, un foro inaugurado por el ministro de Agricultura, Luis Planas, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, que ha reunido a unos 800 participantes. La cita, que continúa este martes, supone el lanzamiento de la estrategia que lidera el Ejecutivo autonómico para el sector ganadero sea "sostenible y competitivo", lo que pasa por la reducción de emisiones contaminantes difusas a través de la sustitución de los fertilizantes minerales por los orgánicos procedentes de los estiércoles y purines.

Aragón aspira de hecho a ser la primera región europea en hacer este cambio de abonos, una iniciativa que enmarca en el modelo de economía circular. Para avanzar en esta apuesta estratégica será clave la experiencia piloto de las Cinco Villas, que permitirá poner en práctica el conocimiento y la innovación desarrollada por Fertinagro (grupo Térvalis) en la producción de biofertilizantes. Para ello, en las próximas semanas se constituirá un consorcio del que también formarán parte la DGA, la cárnica Vall Companys, la Federación de Cooperativas Agroalimentarias y los productores agrícolas y ganaderos.

Los protocolos de este proyecto experimental podrían estar configurados en un mes con el fin de llevar a cabo una "fabricación distribuida", es decir, la que se desarrolla a pie de producción de estiércoles para sincronizarlos con las necesidades de los suelos y cultivos donde se consumen. Se busca evitar el mayor coste económico y ambiental del uso de los transportes y aprovechar los recursos endógenos, explicó Sergio Atarés, director de Planificación de Fertinagro.

La compañía puso en marcha hace algo más de un año en sus instalaciones industriales de Utrillas una planta que elabora un microrganismo que evita la emisión de amoniaco en las granjas y estabiliza los desechos animales, que posteriormente se someten un tratamiento con bioestimulantes que permite incrementar su aprovechamiento en un 30%.

Respaldo del ministro Planas

El ministro Planas ha avalado la iniciativa de Aragón y ha apostado por rentabilizar los purines ganaderos como nutrientes de nitrógeno para la agricultura en el marco de la economía circular, en el horizonte de que el mundo alcance en 2050 los 10.000 millones de habitantes.

En su intervención, Planas ha señalado que la producción de alimentos "es una cuestión estratégica" y ha llamado la atención sobre el incremento de los precios del gasóleo, y con ello de la producción de amoniaco como fertilizante, de cereales, maiz y colza, lo que afecta a la rentabilidad de las explotaciones y al coste de los alimentos.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, charla con el ministro de Agricultura, Luis Planas, en el acto de apertura del encuentro internacional Renowagro, que se celebra este lunes en Zaragoza. JAIME GALINDO.

De esta forma, ha apostado por fomentar el uso de los fertilizantes orgánicos, no minerales, para reducir la dependencia del gas y reducir la huella de carbono del sector agropecuario, aprovechando "otras fuentes de nitrógeno", recalcando el trabajo "honrado" que llevan a cabo agricultores y ganaderos.

En este sentido, el presidente Lambán ha explicado que los protocolos de actuación para la puesta en marcha del proyecto experimental de las Cinco Villas podrán estar configurados en un mes con el fin de llevar a cabo una fabricación distribuida, es decir, la que se desarrolla in situ, a pie de producción de estiércoles para sincronizarlos con las necesidades de los suelos y cultivos del territorio donde se consumen. Se busca, dentro de la lógica de la economía circular, evitar el mayor coste económico y ambiental del uso de los transportes y aprovechar los recursos endógenos, tal como ha explicado Sergio Atarés.

Igualmente, ha añadido que hay que “rematar” una tarea de pedagogía, introduciendo en el mundo agrario y ganadero nuevas fórmulas de entendimiento, haciéndoles ver que son complementarios y sus propósitos, ajustables en beneficio propio.

Compartir el artículo

stats