Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De víctimas de la crisis a delincuentes de ocasión

Son profesionales de todo tipo, la mayoría relacionados con la burbuja salarial del sector del ladrillo que dispararon a cifras estratosféricas las ventas de coches de lujo y de gama alta. El incesante azote de la crisis ha llevado a muchos de ellos a tener que renunciar al «juguete», y no todos han sabido admitir la derrota. La policía está detectando un aumento de dueños de vehículos de gama alta que, ante el riesgo de embargo, optan por venderlo a mafias del Este y denunciar su falso robo para cobrar del seguro, lo que les permite un doble respiro económico. El truco reside en denunciar el robo cuando el vehículo ya ha llegado a su destino -de nuevo, Polonia, Ucrania, Rumanía, Lituania,...-, pero la descoordinación con el cliente y el creciente intercambio de información entre la policía española y las de los países de destino han dado al traste con muchas de estas estafas, al ser detectados los vehículos «robados» en los puestos fronterizos antes incluso de que su desaparición oficial. t.d. valencia

Compartir el artículo

stats