Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La fiscal pide 10 años a un hombre acusado de abusar 38 veces de su hija

El procesado asegura al tribunal que «jamás» se ha metido en la cama con la menor de diez años

La Fiscalía de Valencia pidió ayer que un hombre acusado de abusar 38 veces de su hija sea condenado a diez años de cárcel. El procesado, que tiene antecedentes por maltratar a otro hijo de 9 años, aseguró al tribunal que «jamás» se ha metido en la cama con la menor de diez años. El imputado también rechazó haber amenazado a la pequeña para que no lo contara.

Los hechos supuestamente ocurrieron entre el año 2002 y 2006. El acusado, según la Fiscalía, acostumbraba a meterse en la cama de su hija nacida en 1992 y con ánimo libidinoso le tocaba los genitales y los pechos. Además, presuntamente la sometía a otro tipo de abusos sexuales. La víctima fue acogida por unos familiares hace ocho años y desde entonces reside con ellos.

El procesado insistió ayer en el juicio en que «nunca lo ha hecho». El acusado admitió que fue condenado por maltratar a su hijo de nueve años, pero aseguró que no le puso la mano encima a la pequeña. Según la fiscalía, el niño sorprendió a su padre en una ocasión en la cama con su hermana, pero el procesado reiteró que es falso. «Nunca me he metido en la cama con mi hija. Nunca me han pillado con ella», sentenció.

La menor, siempre según la acusación, relató que reveló durante la fase de instrucción que su padre abusaba de ella. Sin embargo, el procesado insistió ayer en que es falso. Además, aseguró que su exmujer solo le preguntó una vez si había abusado de la pequeña. «Yo le dije que no la había tocado nunca», sentenció.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de abusos sexuales y pide que el procesado sea condenado a diez años de cárcel, a la inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad durante seis años y a que cumpla ocho años de libertad vigilada cuando abandone el centro penitenciario. Además, reclama que no se pueda acercar a menos de quinientos metros de su hija en doce años. El ministerio público solicita una indemnización de 18.000 euros para la víctima, que necesitó asistencia psicológica.

Compartir el artículo

stats