Estos días, el terrible asesino Norbert Feher, alias Igor "el Ruso" está siendo juzgado en la Audiencia de Teruel por el asesinato de tres personas (dos Guardia Civiles y un ganadero) en el municipio turolense de Andorra en septiembre de 2017. Su perfil de "psicópata peligroso" fue expuesto por los especialistas del Instituto de Medicina Legal de Aragón durante una de las sesiones del juicio. Pues este peligroso individuo tuvo conexión con València y Xirivella antes de cometer sus crímenes en España y después de hacerlo en Italia.

Según ha explicado el inspector de Policía Nacional especializado en mafias italianas, Pedro Agudo, el hecho de que Igor el Ruso recayese en Xirivella no fue una casualidad. La conexión de este hombre de nacionalidad serbia con las organizaciones criminales del país transalpino le dio la llave para llegar hasta tierras valencianas.

Agudo afirmó en el programa Equipo de Investigación que el acusado "tiene relación con una banda de narcotráfico marroquí-serbia" que trajo a Igor el Ruso de la mano hasta la localidad de Xirivella. Una vez establecido, el acusado del triple crimen y varios robos, disfrutó de la ciudad como un vecino más.

Muestra de su estancia en la ciudad son las publicaciones que dejó en su perfil de Facebook disfrutando de la playa, compartiendo las bondades de la Patacona e incluso compartiendo noticias de un medio de comunicación local.

Posted by Ezechiele Norberto Feher on Friday, April 22, 2016

Igor el Ruso, que se encuentra encarcelado en el Centro Penitenciario de Dueñas (Palencia), agredió hace unos días con un azulejo a varios funcionarios de la prisión tras negarse a abandonar su celda para ser juzgado el pasado lunes como autor confeso por el triple asesinato.

Valencia casa dulce casa

Posted by Ezechiele Norberto Feher on Tuesday, April 26, 2016

Más tarde, se trasladó a la provincia de Teruel, según explica Agudo, porque es "una zona muy apropiada para esconderse": poca población, construcciones diseminadas y mucha discreción. Así pudo huir y mantenerse oculto de las autoridades italianas que lo buscaban y tildaron como "violento y peligroso"