Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un informe certifica los abusos del abuelo a su nieto previos a la paliza

Los otros hijos del fallecido en Torrent acusan a su hermano, presunto homicida, de ser «violento» y cuestionan el relato de su sobrino

El acusado de propinar una paliza a su padre tras enterarse que abusaba de su hijo. I. Cabanes

Pese a que los presuntos abusos sexuales de un abuelo a su nieto jamás llegarán a ser juzgados tras el fallecimiento del presunto autor de los mismos, y es el padre del menor el que está siendo juzgado por la brutal paliza que le propinó a su progenitor al enterarse de estos graves hechos, la veracidad de si realmente el fallecido abusó sexualmente de su nieto de ocho años y si éste fue el móvil de la agresión está siendo también cuestión de debate en el juicio celebrado ante un jurado popular.

Principalmente ayer, durante la segunda sesión en la que se practicó la prueba testifical y en la que los testigos o bien refrendaron que éste fue el motivo por el que el acusado perdió totalmente la cabeza y se fue a pedirle explicaciones a su padre, como así indicó la madre del menor.

Por el contrario, el resto de hermanos del procesado, que ejercen la acusación particular, salieron en defensa del honor de su progenitor cuestionando las graves acusaciones de su sobrino y atribuyen la paliza «mortal» —sostienen el nexo de causalidad entre las lesiones y el fallecimiento— a cuestiones económicas y al carácter violento de su hermano.

Los miembros del tribunal popular no tendrán que pronunciarse en el objeto de veredicto sobre si el fallecido abusaba de su nieto o no, pero sí sobre el alcance que este supuesto descubrimiento tuvo en las capacidades cognitivas y volitivas del acusado.

Un informe del servicio de Atención Psicológica a Menores Víctimas de Abusos Sexuales de la Conselleria de Políticas Inclusivas concluyó en julio de 2016, al poco de fallecer Santiago C. A., que el testimonio del menor explorado era creíble.

Según se detalla en dicho informe, en su relato se aprecia «realismo, nitidez y claridad». La víctima de los presuntos abusos repite detalles precisos, no se observa fabulación y no hay ninguna motivación espuria, todo ello características que otorgan validez a su testimonio.

Además presenta un sentimiento de culpa por no haber sabido parar a su abuelo y tiene miedo a encontrárselo de nuevo, también indicadores de víctimas de este tipo de delitos. Respecto a la posibilidad de que haya sido sugestionado por otra persona para que contara estos hechos, los psicólogos lo descartan.

En la sesión de ayer también se escuchó la declaración del fallecido a través de la lectura del testimonio que prestó el 10 de mayo de 2016 en el juzgado de instrucción tras permanecer 41 días en la UCI. En la misma el septuagenario reconoce que su hijo le pegó «hasta que se cansó» y se marchó diciéndole «cuando te pille, te mato», lo cual descarta que el acusado pensara que ya lo había matado. Respecto a los supuestos abusos, el anciano alegó en su día que su hijo le había «inculcado» a su nieto que le acusara de los tocamientos.

Compartir el artículo

stats