Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bebé sufrió las lesiones en el omóplato y en el cráneo en dos fechas distintas

Contradice la versión de los padres sobre los dos golpes accidentales El pequeño ha sido dado de alta tras más de veinte días hospitalizado

Hospital La Fe M.A. Montesinos

El Juzgado de Instrucción número dos de Torrent ya ha recibido el atestado policial sobre los presuntos malos tratos a un bebé de apenas dos meses que ingresó el pasado 30 de agosto con lesiones intracraneales graves en la UCI Pediátrica del Hospital La Fe de València. La investigación se centra en saber el grado de responsabilidad de cada uno de los progenitores, detenidos y puestos en libertad con la obligación de comparecer ante el juez cuando sean requeridos para dar su versión sobre el supuesto origen de las lesiones de su hijo.

En la información remitida al juzgado que instruye el caso consta que la fractura del omóplato es anterior a las lesiones con hemorragia interna en el cráneo, dado el estado de cicatrización que apreciaron los médicos. Esto contradice las explicaciones que hasta el momento han dado los padres del pequeño, quienes atribuyeron las mismas a un cabezazo accidental por parte de su otro hijo, de tres años, y a un golpe con la puerta del coche, episodios que sitúan por las mismas fechas.

Asimismo, otro de los hechos que llamó la atención de los investigadores es que los padres del bebé iban dando explicaciones a los médicos conforme les iban informando de las lesiones que presentaba el recién nacido, sin indicar dichos episodios en un primer momento. Los progenitores, por su parte, argumentaron que no le dieron importancia en un primer momento.

Según ha podido saber este periódico, el menor ya ha recibido el alta tras permanecer más de veinte días hospitalizado, trece de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital La Fe de València. Servicios Sociales está estudiando también el caso, aunque no hay indicios de violencia con el hermano mayor y se va a esperar a los resultados de unas pruebas médicas que descarten cualquier posible enfermedad genética que pueda explicar el origen de las lesiones del pequeño antes de adoptar una decisión.

Compañeros del padre, policía local de un municipio de l’Horta que este periódico no revela para preservar el anonimato de los detenidos y de la víctima, coinciden en señalar que se trata de una persona nada violenta y con una conducta intachable en su trabajo. A la espera de como evolucionen las investigaciones y comunicación oficial, el padre del pequeño sigue de baja paternal y no se le ha apartado de su puesto de trabajo. La única medida adoptada hasta la fecha ha sido la retirada del arma reglamentaria.

Los hechos, de los que informó ayer en exclusiva Levante-EMV, fueron destapados por los médicos de la UCI pediátrica del Hospital La Fe de València, quienes activaron el protocolo ante un posible caso de maltrato al comprobar que el bebé, que ingresó en parada cardiorrespiratoria con cinco semanas de vida, presentaba lesiones craneales compatibles con el síndrome del zarandeo y dos golpes en el omóplato que por su intensidad dudan que puedan ser de origen fortuito.

Compartir el artículo

stats