Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acusan a una enfermera de robar joyas a tres ancianas de una residencia de Alicante

La investigada solo trabajó una semana en el centro y alegó ante la Guardia Civil que se le cayeron accidentalmente unos anillos en el bolsillo

Joyas recuperadas por la Guardia Civil de La Vila Joiosa.

Solo trabajó durante una semana como enfermera en una residencia de la tercera edad de La Vila Joiosa pero parece que tuvo tiempo más que suficiente para robarle joyas a tres ancianas del centro. La Guardia Civil pudo localizarla y prestó declaración en calidad de investigada por un delito continuado de hurto en dependencias del Instituto Armado en Granada, donde se excusó diciendo que unos anillos se le habían caído "accidentalmente" en su bolsillo.

La enfermera investigada tiene 25 años y los efectos robados fueron vendidos en dos establecimientos de compraventa de oro de Benidorm y Granada. Consiguió un beneficio de mil euros pero la alegría no le ha durado mucho porque ha sido descubierta y la Guardia Civil ha podido recuperar las piezas sustraídas.

Los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de La Vila Joiosa iniciaron las pesquisas tras ser requeridos por la dirección de una residencia de ancianos del municipio vilero. El centro comunicó a la Benemérita que una anciana de 90 años les denunció que le habían desaparecido dos anillos de oro tras haber recibido el día anterior una masaje de manos por parte de una enfermera.

La amable enfermera, que solo llevaba una semana en el centro, debió sospechar algo porque se marchó de forma precipitada de su puesto de trabajo en la residencia. Antes de marcharse le entregó a una compañera unos guantes en cuyo interior había dos pendientes de oro.

Estos pendientes también pertenecían a la mujer de 90 años que denunció el robo de sus dos anillos, por lo que los investigadores comenzaron a realizar gestiones para localizar a la enfermera y la encontraron en Madrid.

La Guardia Civil le pidió que compareciera en el cuartel de La Vila Joiosa, pero puso múltiples excusas para decir que le era imposible y acabó ofreciéndose a comparecer en alguna dependencia oficial de Granada.

Así lo hizo el pasado 10 de febrero en la Guardia Civil de Granada. Acudió acompañada de su abogado y quedó en libertad con cargos tras prestar declaración en calidad de investigada por un delito continuado de hurto. En su descargo alegó que tenía los anillos de la mujer pero dijo que cayeron de forma accidental en su bolsillo.

Mientras se realizaba esta diligencia, la dirección de la residencia alertó a la Guardia Civil de que se habían detectado robos similares a otras dos mujeres, las cuales aseguraron que les faltaban dos anillos, una cadena, una cruz y una esclava.

Todas las joyas robadas eran de oro y fueron localizadas por la Guardia Civil en dos comercios de Benidorm y Granada, donde le pagaron unos mil euros por las piezas, que pudieron ser recuperadas. Al tener las víctimas algunas capacidades mermadas, las joyas se mostraron a las víctimas y a los responsables del centro. Una vez reconocidas se devolvieron a sus legítimas propietarias, las cuales no han querido presentar denuncia por la sustracción.

Compartir el artículo

stats