Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen en 2020

El acusado de matar a una joven en Alicante: "Se empezó a reír y la acuchillé"

El procesado, que padece una esquizofrenia paranoide, niega que quisiera matar a su vecina, de 23 años | Alega que le dijo a la joven que le había hecho brujería y luego la agredió

El acusado al llegar al juicio celebrado en la Audiencia de Alicante. Axel Álvarez

El acusado de matar de 26 puñaladas a una joven de 23 años vecina suya en El Campello (Alicante) en noviembre de 2020 ha declarado en el juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia de Alicante que "no quería matarla" y ha explicado que la agredió con un cuchillo después de que comenzara a reírse cuando se cruzó con ella y le dijo que "me había hecho vudú y brujería".

La Fiscalía solicita inicialmente su absolución por un delito de asesinato con alevosía al concurrir la eximente completa de anomalía psíquica debido a la esquizofrenia paranoide que padece y pide que se acuerde su internamiento en un psiquiátrico durante un tiempo máximo de 18 años. La acusación particular, además del internamiento, reclama que indemnice a los padres y a los dos hijos de la víctima con un total de 740.000 euros. Por su parte, la defensa sostiene que no fue asesinato con alevosía y pide la libre absolución sin responsabilidad civil al tener una discapacidad del 65% por la esquizofrenia que padece.

En una breve declaración ante el jurado popular que debe emitir el veredicto, el acusado solo ha contestado a las preguntas de su abogado defensor. Afirma que estaba "confuso" sobre los hechos al haber pasado tiempo y asegura que se encontró a Camila "por casualidad" a las siete y veinte de la mañana del 13 de noviembre de 2020 en la calle Pla de Sarrió de El Campello. Aunque las acusaciones sostienen que estaba esperando a que saliera su vecina para ir al instituto, el procesado alega que estaba "caminando" cuando se encontró con Camila.

Ha explicado que en una ocasión ella le dijo que se tocase la frente y cuando la vio el día de los hechos le comentó que le había hecho brujería, momento en que ella se rió y a continuación la atacó con una navaja de 17 centímetros de hoja que portaba. Según las acusaciones, le asestó 26 puñaladas pero él ha negado, a preguntas de su abogado, que quisiera matarla.

Asimismo, ha manifestado que no tenía "enemistad" con su vecina y recuerda que fue su madre quien bajó corriendo cuando estaba acuchillando a Camila. "Me paró mi madre, que empezó a decirme ¡Qué haces, qué haces!", según ha afirmado el acusado en la primera sesión del juicio.

A continuación, según su relato, se marchó a su domicilio y tras ser detenido por el crimen confesó a los agentes que había acuchillado a Camila.

La joven apuñalada fue trasladada con vida al Hospital General de Alicante, donde los médicos hicieron lo imposible por salvarle la vida y murió sobre las tres y media de la tarde de ese mismo día.

Entre los testigos que comparecerán este martes en el juicio que se celebra en la Audiencia de Alicante se encuentran los padres del acusado y los progenitores de la víctima.

El procesado tiene antecedentes por otros hechos a causa de su enfermedad mental, hasta el punto de enfrentarse en alguna ocasión a agentes de la Guardia Civil. En el caso que se enjuicia, según la Fiscalía, tenía anuladas su facultades y sufrió un episodio psicótico agudo.

Dado que el acusado reconoce la autoría del apuñalamiento mortal de Camila, la cuestión más controvertida sobre la que debe pronunciarse el jurado popular en su veredicto es si hubo alevosía y fue un ataque a traición. En caso de que el tribunal popular estime que hubo alevosía, como sostiene la Fiscalía y la acusación particular que ejerce la familia de la víctima, se trataría de un delito de asesinato y la pena de internamiento sería mayor que si es por homicidio. Por contra, la defensa niega que actuara con alevosía y afirma que el acusado padece esquizofrenia paranoide, una enfermedad que también afecta a otros dos familiares directos.

Los testigos, agentes, peritos y forenses comenzarán a declarar a partir de este martes y en principio está previsto que el jueves se entregue al jurado popular el objeto del veredicto para que deliberen y se pronuncien sobre la culpabilidad o no del joven que mató a Camila en El Campello.

Compartir el artículo

stats