Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Instituciones penitenciarias

Uno de los presos más peligrosos de España prende su celda y carga contra los trabajadores de la cárcel de Murcia en menos de una semana

Incendió el colchón, lo cual generó gran cantidad de humo, arremetió contra los funcionarios que acudieron al saltar las alarmas y luego rompió una ventana y se hirió a sí mismo

Santiago Heredia, en una foto de la web de su editorial.

No hace una semana que llegó al penal de Campos del Río y ya ha protagonizado un altercado. Está en una celda él solo, en el módulo 19, de régimen cerrado, donde permanecerá todo el tiempo debido a su clasificación, en primer grado. Sebastián Santiago Heredia, el preso más peligroso llegado a Campos del Río, ya ha pegado fuego a su celda y amenazado a funcionarios. Luego rompió una ventana y se hirió a sí mismo, indican fuentes penitenciarias.

Este lunes incendió el colchón, lo cual generó gran cantidad de humo, y arremetió contra los trabajadores que acudieron al saltar las alarmas.

El fuego afectó al colchón, la almohada, una silla de plástico y sus pertenencias, como ropa, libros y revistas. Dos horas después, rompió la ventana y volvió a pegar fuego al habitáculo. En los altercados, el sujeto se lesionó una mano, por lo que tuvo que ser sacado de la prisión y trasladado al hospital.

Desde Acaip-UGT han convocado, para este martes, una concentración para mostrar su repulsa por lo que pasó el viernes, cuando otro recluso intentó matar a un funcionario: quiso degollarlo con una lata.

Violencia tras los muros

Lo han cambiado de prisión muchas veces, lo cual no ha mermado su agresividad, de momento. En ocasiones, en otros penales, se ha atrincherado con cristales, sillas y pinchos. Escribió un libro, Camino hacia la libertad, en el cual, según la sinopsis, "muestra de su puño y letra, desde el módulo de aislamiento donde está recluido, todo lo que lo ha llevado a pasar por esta situación, a las vejaciones e humillaciones a las que es sometido y a desgranar sus más preciados sentimientos hacia sus seres queridos".

La primera vez que lo metieron en prisión fue hace más de tres lustros, por robar, pero desde entonces ha ido encadenando una condena con otra: le metían más años por su agresividad con los funcionarios.

Compartir el artículo

stats