En el interior de la provincia de Alicante se encuentra la localidad de Castalla. Famosa por su castillo, visitar esta ciudad es una ocasión perfecta para contemplar el arte y la historia de la localidad a través de sus diferentes monumentos y museos.

En lo alto del cerro, se ubica la fortaleza del castillo de Castalla. Para visitarlo solamente hay que ir paseando por las calles de la localidad hasta llegar a él. Una vez iniciado el recorrido y llegado a la primera parada del itinerario, sumérgete en las inmediaciones de la fortaleza y descubre todas las dependencias que conserva en su interior.

Las infraestructuras que componen este monumento son el Palacio, que desempeñaba la función de residencia feudal, el Patio de Armas y la Torre Grossa.

El castillo, uno de los lugares más emblemáticos de Castalla. ED

Influencias renacentistas

Además del castillo, en Castalla hay otros monumentos que visitar mientras se recorre el casco antiguo de la ciudad.

La iglesia de la Asunción, construida en el siglo XVI, y reconocida por sus múltiples capillas, es uno de los monumentos más relevantes de la ciudad. Las fachadas del templo, el campanario y en su interior, la Capilla de la Virgen, son de estilo renacentista.

Otro de los edificios que están enmarcados en esta corriente es el Ayuntamiento. Construido a mediados del siglo XVII, en su interior alberga una colección de arte a través de la que se representan las tradiciones de Castalla.

El Ayuntamiento de Castalla, ejemplo de edificio renacentista.

El Ayuntamiento de Castalla, ejemplo de edificio renacentista. ED

En un intento por conocer en mayor profundidad las costumbres de la ciudad, es imprescindible visitar la Casa del Fester. En ella se pueden contemplar diferentes exposiciones temporales relacionadas con las Fiestas de Moros y Cristianos.

Otros monumentos que merecen una visita son la ermita de la Sang y el convento Padres Franciscanos.