Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corea lo vuelve a hacer: 'El juego del calamar'

Tan solo tres años después del éxito de la película «Parásitos», una serie surgida del universo distópico coreano se hace con el ránking de las series más vistas de Netflix

Escena de la serie de Netflix.

Ha superado a «Stranger things», «Los Bridgerton», «Narcos», e incluso a la carismática «Casa de papel». «El juego del calamar» apareció misteriosamente en Netflix un 17 de septiembre, y tan solo tres días después de su incorporación al catálogo, todo el mundo estaba hablando de ella. Los medios de comunicación tardamos un poco más en hacernos eco, ya que las redes arden con cada nuevo lanzamiento de la plataforma americana. Pero esto era diferente. Aunque todos reaccionamos de la misma manera: ¿Una serie coreana está arrasando en todo el globo? ¿En serio? Si lo pensamos bien, no era tan sorprendente. Nos enganchamos al ritmo coreano con el «Gangnam Style» y años más tarde el audiovisual coreano desembarcó en los cines de Occidente con la película Parásitos (2019), ganadora de cuatro premios Oscar a la Mejor película, director, película internacional y guion original, además de la Palma de Oro en Cannes.

Tanto la serie como la película de Bong Joon-ho como la serie de Netflix hablan de la desigualdad, la lucha de clases y, en parte, la cultura capitalista. Pero «El juego del calamar» gana en adrenalina. La serie, una distopía llena de simbolismo y de gore, se centra en un misteriosos juego de pruebas. Su premio final reúne a cientos de aspirantes ávidos de dinero, pertenecientes a todas las clases sociales y de todas las edades.

La trama arranca con Seong Gi-hun, un hombre endeudado que contacta al organizador de una competición que podría suponer la solución a todos sus problemas. Allí, encontrará a 455 personas de diferente clase social que comparte los mismos números rojos y que lucharán de forma extrema por arreglarlos.

Algunos han comparado la serie con «La casa de papel», ya que también hay personajes con monos rojos y máscaras, y con la saga Los juegos del hambre por una razón evidente.

La producción coreana ha sido muy minuciosa con sus decorados y atrezzo. De hecho, han querido tentar a la audiencia con dos cebos. Por un lado, en la serie ha aparecido un número de teléfono de una persona real, a la que ahora los fans están molestando. Por otro lado, en la producción ha aparecido un número de cuenta, donde ahora la gente está haciendo transferencias de dinero. Se trata de la cuenta del productor de «El juego del calamar». No dan puntadas sin hilo estos coreanos. Claro está, ahora se verán obligados a hacer una segunda temporada.

Compartir el artículo

stats