Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga

Las dos caras de la "presión" se cruzan por la tercera plaza

Alves se sobrepuso a la exigencia del Valencia, que Moyà logró en el Atlético

Las dos caras de la "presión" se cruzan por la tercera plaza

Las dos caras de la "presión" se cruzan por la tercera plaza

En una portería estará Miguel Ángel Moyà, en la otra Diego Alves. Un duelo de porteros de altos vuelos, como lo es pelear por la tercera plaza de la liga, y con un pasado común: el Valencia CF. No es fácil asentarse en la portería de un grande, en los momentos difíciles a uno se le pasa por la cabeza un cambio de aires, pero si a Moyà no se le pudo convencer cuando en junio de 2011 decidió marcharse, cuando el brasileño valoró la opción de salir el club le comunicó que tenía «un valor» y no lo iban a regalar. Ese momento de debilidad, cuando el Valencia CF decide no aceptar su cesión a la Roma, le sirvió para buscar su plenitud competitiva en la pretemporada, donde logró revertir su situación y la Dirección Deportiva pasó de valorar sólo su traspaso „tenía a Aranzubía en la recámara„ y trasladarle a Guaita la intención de renovar, a ser él el portero elegido, unos meses antes de que Vicente se marchara al Getafe. Hoy en día nadie discute a Alves, que fue clave en el partido ante el Atlético en la primera vuelta al pararle el penalti a Siqueira con 3-1 en el marcador, ahora sólo piensa en ayudar al Valencia CF a obtener un resultado positivo en el Vicente Calderón.

Con el paso del tiempo y acabadas las rotaciones bajo los palos, los técnicos valoran la mayor madurez de Diego, así como su mejoría en el saber estar bajo los palos. Cada futbolista responde a una misma situación de forma distinta; la competencia a unos les convierte en mejores, a otros les resta confianza. Hoy Alves y Moyà la tienen toda de sus entrenadores, situación que el meta balear nunca tuvo desde que llegó procedente del Mallorca en 2009. Llegó con buenas expectativas, pero comenzó mal y fue a peor. Moyà admite que no dio su nivel, le faltó la madurez que adquirió en Getafe, pero tampoco su físico le hizo un guiño en Mestalla. Acababa de salir de una lesión de rodilla y había una diferencia muscular tremenda entre las dos, las lesiones le afectaron, aparte de que mentalmente no asimiló el gran cambio a nivel económico y deportivo. Se le trató de convencer, justo cuando se tenía apalabrado el fichaje de Diego Alves, pero él buscó una solución viendo también la progresión de Guaita y se quiso marchar. «Está mostrando la calidad que tiene, a lo mejor aquí „en el Valencia CF„ no tuvo mucho tiempo o muchas oportunidades, pero allí está enseñando el portero que es y se merece todo lo que le está pasando», asegura el «1» valencianista, segundo portero menos goleado de la Liga.

Los dos porteros están siendo decisivos en sus equipos, con Moyà dejando en el banquillo a Oblak a pesar de los 16 millones que se pagaron al Benfica. Llegó a competir y después de adquirir en el Getafe la madurez para estar en un club grande, se ha ganado el respeto de todo el vestuario. Amigo de Godín, Arda Turán o Griezmann, el meta balear ha perdido entre cuatro y cinco kilos al seguir una dieta más estricta, que también repercute en su rendimiento. Moyà se ha apoyado para alcanzar su nivel actual con Rafa, un psicólogo amigo de la infancia, que le ayuda a tener más concentración. Olvidadas la debilidad y vulnerabilidad, el meta está más seguro y confiado, camino que también ha alcanzado Diego Alves en el Valencia. Los dos quieren seguir creciendo junto a sus equipos, que el domingo se juegan la tercera posición.

«El favorito es el Atlético por jugar en su campo y ser el actual campeón, nosotros vamos a intentar sumar y a hacer un buen partido», aseguró Alves, que prioriza los tres puntos a volver a parar un penalti como ocurrió en Mestalla en la primera vuelta: «Me da igual si paro o no un penalti, lo importante es ganar». Enfrente va a tener a uno de los delanteros más peligrosos de la liga, como es el croata Mandzukic, al que considera «un jugador fuerte que va muy bien en los balones aéreos, pero independientemente de quién juegue será igual de difícil». Ante la Real Alves echó el candado a la portería por octava vez en lo que va de curso, lo que refleja el nivel que quieren mantener hasta final de curso y regresar a la Champions.

Compartir el artículo

stats