Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bury, gris y fría pero con gente cálida

Las calles de los Neville

En Bury aseguran que Gary Neville será seleccionador nacional. Es cuestión de tiempo, dicen

Las calles de los Neville

Las calles de los Neville

La lluvia es intermitente. Viene y va. Como los rayos de sol que aparecen tímidamente a lo largo del día. Los cielos grises, en cambio, son perennes. Hasta marzo por lo menos. Bury se encuentra en la zona más lluviosa del Reino Unido, a unos dieciséis kilómetros al norte de Manchester, en la segunda área con mayor población de Inglaterra. Solo por detrás de Londres, que es otro mundo. El clima es frío, pero su gente no. Amables y con ganas de echar un cable si tienen oportunidad.

Sir Robert Peel nació en esta población, que actualmente ronda los 55.000 habitantes. Peel fue uno de los fundadores del Partido Conservador actual y llegó a ser Primer Ministro del Reino Unido entre 1841 y 1846. Sin embargo, Bury cuenta con un historial favorable al Partido Laborista, como prácticamente todo el noroeste de Inglaterra, hogar de la Revolución Industrial. Esta tradición progresista se ha visto frustrada en los dos últimos comicios, donde los conservadores se han hecho con el gobierno local.

Quizás este sea el reflejo político del movimiento migratorio que ha experimentado Bury en los últimos lustros. Familias de clase media se han asentado en esta ciudad buscando una mejor educación para sus hijos e hijas. La educación y el conocimiento son algunos de los atractivos de Bury. Los fines de semana se disfrutan en familia. Un paseo por el centro „nucleo de toda la actividad comercial de la ciudad„, una visita a la galería de arte, o un simple almuerzo en uno de sus múltiples cafés y pubs. Especialmente en esta época del año. Mercadillos, decoraciones y jerséis con motivos estrafalarios. Estos últimos, además, son tendencia. En Bury ya es navidad.

Es fácil pasear por Manchester y escuchar castellano por sus calles. La gran urbe es punto de encuentro de infinidad de culturas que han hecho de ella su hogar. Bury es distinta. El frenético ritmo de la capital de Greater Manchester queda atrás después de media hora en tranvía. «Es un buen lugar para crecer», afirma el periodista George Cottam, de la BBC. «Hay muchos parques y el centro ofrece muchas opciones. Y Manchester queda cerca». La ciudad de los Oasis, Stone Roses, The Smiths y compañía ofrece aquello que uno desea cuando empieza a tomar control de su propia vida. Como muchos otros jóvenes, George creció en Bury y se trasladó a Manchester durante su juventud. Gary y Phil también hicieron este corto viaje. Pero su caso fue distinto. Los Neville debían mantenerse prudentemente alejados de las adrenalíticas noches del mítico club The Haçienda, o de bailar Northern Soul hasta el amanecer. Iban a formar parte de uno de los equipos más exitosos de la historia del balompié inglés: el Manchester United de Sir Alex Ferguson.

Pelotas, patadas y bates

El balón no solo se mueve a base de puntapiés en Bury. También usan bates. De cricket. Y pelotas más pequeñas, claro. Ahí, Phil Neville destacó de joven y estuvo cerca de convertirse en internacional. Este deporte reúne grandes equipos alrededor de Bury „Greenmount, Elton o Walshaw, por ejemplo„ con grandes figuras a nivel mundial.

Algo que también ocurre en el fútbol, para desgracia del Bury Football Club. Pese a la tradición inglesa de apoyar al equipo local, el Bury FC lo tiene complicado para sumar adeptos. En cincuenta kilómetros a la redonda, la acumulación de equipos de fútbol con «mayor atractivo» que los Shakers, según palabras de George Cottam, desplaza a los azulones a un plano totalmente secundario. No solo Manchester United o Manchester City acaparan la atención. Un simple paseo dominical permite descubrir referencias en la ropa de los viandantes de equipos como el Burnley, el Everton o el Liverpool. En un día, además, en el que el Bury jugaba en la vecina Rochdale, un derbi en una de las últimas rondas de la FA Cup antes de que entren los grandes en la competición.

No existe ninguna vinculación especial entre Gary y Phil y el club de su ciudad. Aunque Neville Neville, padre de ambos, tuvo un rol fundamental en la supervivencia del Bury FC durante épocas financieramente complicadas. Recientemente se anunció que una de las gradas de Gigg Lane será rebautizada como la Neville Neville Stand.

El orgullo de Bury

Bury se siente orgullosa. Los méritos de dos de los suyos son reconocidos a nivel mundial, poniendo su ciudad de origen en el mapa. Especialmente satisfechos de ello están los aficionados del Manchester United. Sus vecinos hicieron historia en el club que llevan tatuado en su corazón. Reconocen la entrega y la dedicación de Gary, y en él, tienen puestas sus esperanzas a largo plazo. En Bury aseguran que Gary Neville será seleccionador nacional. Es cuestión de tiempo, dicen.

El convencimiento con la que sus paisanos hablan de los Neville reluce, casualmente, cuando el sol se esconde. Lo hace muy temprano mientras en Valencia, seguramente, siga luciendo alto. Allí, ahora, se habla de ellos. Gary y Phil pretenden que se haga de la forma en la que se hace en Bury. Las calles que les vieron crecer ya miran hacia aquellas que les verán dar sus primeros pasos en esta nueva aventura. Market Street pendiente de la Plaza de la Reina.

Compartir el artículo

stats