10 de abril de 2018
10.04.2018

De Algirós a Aimar, una canción para el centenario del Valencia

Cisco Fran y Miquel Gil interpretan 'Volverán'/'Tornaran', que repasa los casi cien años de historia del club de Mestalla - «Me propuse que la afición la pueda cantar en un estadio», asegura su compositor

10.04.2018 | 04:15
Cisco Fran, en un campo de béisbol de Coney Island.

De los partidos polvorientos en Algirós a la gracia de los regates de Pablo Aimar, el compositor Cisco Fran ha compuesto «Volverán» («Tornaran» en la versión en valenciano adaptada por el cantautor Miquel Gil), la primera canción dedicada al inminente centenario del Valencia. «La luz ha caído y la gente se va / «Referees» y «equipiers» la mano se dan / Cubiertos de heridas, polvo y sudor / Volverán a encontrarse en Algirós», arranca una melodía que no pretende ser un himno oficial de la efeméride, pero que sí que es capaz de condensar gran parte del sentido de la militancia blanquinegra.

«Se aproximaba el centenario, el equipo estaba en una gran racha y me sensibilizó, me hizo preguntarme qué podría hacer para esta efeméride. Y aporté una canción», aseguraba ayer a Levante-EMV Cisco Fran, líder de la banda La Gran Esperanza Blanca. «A la hora de componer la letra, me propuse que la gente la pudiera cantar en un estadio, de ahí los estribillos y los coros. Es una melodía lo suficientemente simple y reconocible, pero no exenta de calidad musical». En la canción se identifica el ritmo dylaniano y country característico en Cisco Fran e incluso algunos matices de The Pogues aportados en la voz rasgada de Miquel Gil. Entre los detalles autóctonos, se escuchan los metales. Para que el tema transmitiese una pasión 100% valencianista, llegó a cambiar al bajista de su banda, Chiti Chitez, de confesión madridista, por José Sala. Y los miembros de la plataforma Últimes Vesprades a Mestalla integran el coro.

Vertebrar 99 años de historia valencianista suponía un reto mayúsculo que Cisco Fran resuelve utilizando, como elementos temporales, los nombres de una docena de futbolistas representativos: «Podrían haber sido 150 o 2.000», reconoce. En la elección acabó primando el gusto personal del autor: «Kempes, Puchades y Aimar son iconos de épocas gloriosas. Rafa Peral, Montes y Cubells eran los números 8 , 9 y 10 del equipo que gana el primer título, el regional de 1923. Es un equipo al que tengo en alta estima. Quizá todo el mundo no conoce a Peral, pero la canción también puede ser una buena oportunidad para que el aficionado se interese por los primeros años de la entidad». Como anécdota, en la adaptación al valenciano, Miquel Gil -una de las históricas voces de Al Tall- introdujo a Arias por el capitán de los años 40 Juan Ramón, por la amistad que le une con el ex líbero de Catarroja. «Y quería incorporar a David Villa, pero no le encontraba rima», afirma Cisco Fran, ya conocido en el ámbito futbolístico por la canción «Nostalgia de Bell Ville» que dedicó a Kempes. Otros referentes como Claramunt y Subirats también aparecen en la canción, que desde ayer se puede escuchar en la página web de este periódico.

El tema también es representativo del Valencia porque indaga en el origen de la vocación competitiva del club. Cisco Fran rescata «la voluntad de querer llegar». Esa fue la frase con la que en 1923 Joseph Sikl, vicepresidente del Sparta de Praga, definió al imberbe club valencianista tras una serie de amistosos en Mestalla. La voluntad de querer llegar, cita rescatada del olvido por el historiador Miquel Nadal, «ha determinado la idiosincrasia del Valencia. Querer llegar marca el carácter irredento del club».

Con un ritmo que recuerda al de su idolatrado Bob Dylan, al nuevo rock norteamericano y con toques de The Pogues, Cisco Fran repasa los cien años de historia del club, desde los primeros polvorientos encuentros en Algirós y las épocas históricas protagonizadas por Cubells, Juan Ramón, Puchades, Kempes, Subirats y Pablito Aimar, presentes en la letra. Cisco Fran acentúa "la voluntad de querer llegar", definición empleada en 1923 Joseph Sikl, vicepresidente del Sparta de Praga, tras una serie de amistosos en Mestalla. Una pegadiza canción en el momento perfecto, con el Valencia CF a punto de regresar por todo lo alto a la Liga de Campeones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook