Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que no falte nadie

Que no falte nadie

Que no falte nadie

No es sencillo acertar en la organización de un acontecimiento tan importante como el Centenario del Valencia. Partamos de esa base. En un entorno tan cainita como el nuestro, los responsables de comerse el marrón trabajan con la desagradable presión de intuir que, hagan lo hagan, recibirán críticas. Así somos. Que todas las ideas procedentes de la tormenta tengan que pasar por el filtro de Meriton tampoco ayuda demasiado. Para señoras y señores venidos de Singapur e incapaces de explicar quiénes fueron Puchades, Wilkes, Castellanos o Saura no es tan importante que el murciélago cumpla 100 años. Y lo es. Vaya que si lo es.

Uno de los puntos culminantes de la histórica efeméride tendrá lugar el próximo mes de marzo, en una fecha aún por determinar pero buscando la coincidencia con un parón de la Liga por compromisos internacionales. La Asociación de Futbolistas del VCF y el club trabajan en la celebración de un partido de leyendas valencianistas contra, muy posiblemente -aunque todavía no hay acuerdo al respecto-, un combinado de estrellas de la selección española. En el templo, en Mestalla. Será tremendamente emotivo volver a ver de corto a todos nuestros ídolos de infancia y adolescencia. Ya tengo en la cabeza cuál sería mi once titular esa tarde: Cañizares; Quique, Arias, Ayala, Leonardo; Albelda, Baraja; Mendieta, Fernando, Piojo López y David Villa.

Cada aficionado tendrá el suyo. Y lo tendrá porque partidos como ese aúnan emotividad, nostalgia, sentimientos€ Por eso es implorante hacer las cosas bien. O, al menos, intentarlo. Para conseguir el éxito en el Centenario, para llegar al corazón de todos los valencianistas, es imprescindible que en Meriton empaticen, que escuchen y, sobre todo, que no escatimen en gastos. El acontecimiento que se prepara sucede una vez en la vida. Si hay que invitar y pagar el viaje a 300 jugadores -vengan de Buenos Aires, Estados Unidos, La Canyada o Kuala Lumpur- el club debe hacer el esfuerzo. El Centenario del Valencia es otra oportunidad de la propiedad para demostrarle al entorno que su única preocupación no es hacer caja.

En la era de la supremacía visual, en esta época en la que la mayoría de los impactos proceden de la comunicación no verbal, nada tendrá más poder que una imagen. Cientos de jugadores que han defendido el escudo del murciélago sobre el césped de nuestra casa, Mestalla. Todos reunidos en una instantánea que pervivirá en la noche de los tiempos. Honren el pasado, señor Murthy. No puede ser de otra forma. Que no falte nadie.

Compartir el artículo

stats