Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los 3 Valencias

Los 3 Valencias

El despliegue diplomático de Lim no conoce límites. Su mejor ventaja es azuzar el pasado. El nuestro, no el suyo. Espantar, sin que se note, la aventura de la sublevación a base de sacar a pasear la mitología de nuestros horrores. En una entrevista, en El Temps, Paco Roig decía estos días no entender cómo el valencianismo no salía a la calle para gritar, en versión renovada, el «Lim-canalla-fuera-de-Mestalla». La respuesta la tenía Roig ante su espejo, entre su lengua. No salen a la calle por la inercia de dirigentes -como él- tan disparatados que hicieron callo y pusieron flácida la revolución. Debe Lim haber contratado a Paco Roig -y la erótica del trilero grotesco- para cumplir con su única función creíble: la de certificar que cualquier tiempo pasado fue peor.

Al Valencia, repican los tweets, le ha tocado el Valencia de Singapur en el grupo Champions. Los dos Valencias. Haciendo grande la leyenda negra sobre un club que se devora a sí mismo. Por estar está incluso el No Valencia, el que no aparece en las reseñas nacionales de los grupos Champions. Desde que Raúl pisó Mestalla con el Schalke, el Valencia es menos patria.

Los dos Valencias, los tres Valencia, los cuatro Valencias. Estamos fomentando tanto el disparate que merecemos que reviva un ataque Pabón y Cartabia para volver a saber lo que es malo. Hay, ya puestos, un tercer Valencia, ajeno a los abusos de poder. Equidistantes, les llamarán. Es el de todos aquellos que miran este verano agrio como una especie de certidumbre. La de la incapacidad colectiva para disfrutar del festín, desaprovechando el furor de Sevilla, como un club tan saciado de sí mismo que hasta cuando acaba su ayuno se lamenta. Los cinco Valencias, los seis Valencias, los siete Valencias.

Nos hemos dejado convertir en plañideros ardientes en lugar de colocar a entrenadores, propietarios y personas con gorra ante la alternativa elemental: someterse al único Valencia.

Compartir el artículo

stats