Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segundas oportunidades

Segundas oportunidades

Segundas oportunidades

Relegado a la condición de tercer lateral izquierdo en el Villarreal -por detrás, a priori, de Alberto Moreno y Xavi Quintillà-, Jaume Costa recibió la llamada del Valencia a principios de agosto tras una pretemporada muy complicada en La Cerámica. Con 31 años y contrato garantizado únicamente hasta 2021, Javi Calleja le comunicó que no iba a tener minutos en el submarino. El interés de Mateu Alemany y Marcelino García Toral en su fichaje le permitía cumplir el sueño de ponerse el murciélago en el pecho más de una década después de que Unai Emery le hiciera debutar en partido oficial contra el Brujas (4 de diciembre de 2008, fase de grupos Copa de la UEFA). Y, además, firmar por un equipo de Champions League en el que demostrar que le quedan muchos kilómetros que recorrer en el carril del tres.

El pasado sábado, Albert Celades le eligió como titular para el derbi contra el Levante en el barrio de Orriols. No fue un simple descanso para Gayà. Ya hace semanas que en los pasillos de la Ciudad Deportiva de Paterna se comenta la tremenda satisfacción que el cuerpo técnico evidencia con respecto al nivel competitivo de la banda izquierda. Sus dos laterales zurdos se lo ponen difícil, pero para bien. En la mayoría de apariciones de Jaume Costa esta temporada -diez partidos de Liga y tres de Champions-, queda el poso de acierto en el fichaje. Experiencia, conocimiento de la posición, buen nivel físico y rendimiento, que es de lo que se trata. Virtudes, todas ellas, que no han desaparecido cuando, por las necesidades del grupo, incluso ha tenido que actuar a pierna cambiada. Conviene no olvidar que por -la acertada- decisión de Celades, Costa ha sido lateral derecho antes que Thierry Correia, el bisoño carrilero portugués por el que Peter Lim decidió pagar 12 millones de euros.

Tiempo habrá para hablar de futuro -la operación con el Villarreal establece una simple cesión hasta el 30 de junio-, pero hay algo evidente tras estos casi cuatro meses de regreso a Mestalla: no es descabellado pensar que Jaume pueda formar parte de la plantilla del Valencia 2020/21. En cualquiera de los escenarios que puedan darse después del próximo verano (venta no deseable de Gayà, una nueva cesión de Lato y/o Centelles?) el director deportivo de turno dispondrá de evidencias más que suficientes para valorar a Costa como una posibilidad real a corto y medio plazo. Se lo está ganando cada noche, aprovechando una de esas segundas oportunidades que a veces nos da la vida.

Compartir el artículo

stats