Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algunas explicaciones más

Algunas explicaciones más

Algunas explicaciones más

Explicarse, por lo que se ve, no es fácil. Por eso, pidamos más explicaciones. El árbitro, el linier, pueden no ver cómo Pacheco barre a Cheryshev en una noche de viernes en Vitoria. Pueden no verlo porque, todos en conjunto, hubieran estado con la mente en otra parte, hubieran visto la jugada desde el reverso, o sentido una pulsión por proclamar el «jueguen, jueguen». Pueden. En cambio, si se articula todo un sistema de evaluación de jugadas polémicas, si la jugada pasa a ese sistema, si ese sistema -viendo lo que todos vieron- no observa penalti, ¿cuál es la explicación?, ¿cuál es el razonamiento técnico?, ¿cómo se justifica? Son hasta 3 los pasos -colegiado, linier, árbitro de tele- en un protocolo que falla sin saber por qué falla.

Podemos echarmos al monte de la conspiración. Es evidente que la escasa presión corporativa del Valencia facilita tomar menos riesgos, pero hace solo una semana el VAR libraba injustamente al equipo de un problema ante el Betis. Es más sencillo: parece que el VAR ha llegado para generar la necesidad de otro VAR que lo revise a sí mismo, creando una matrioska que envía la responsabilidad arbitral a un marco invisible. ¿Quién y qué explica el no penalti?

Las explicaciones de Agnelli. Palabras relevantes. El presidente de la Asociación de Clubes Europeos, y de la Juve, escribió el frontispicio de una guerra ideológica en la competición que no está por llegar, está ya aquí. Andrea Agnelli, de los Agnelli de toda la vida, encendió Bérgamo con sus palabras en el FT Business of Football Summit. «Tengo mucho respeto por lo que está haciendo el Atalanta, pero sin historia internacional y con una buena temporada está jugando en la máxima competición internacional de clubes... ¿esto es justo?».

Agnelli mira desde el clasismo de quienes todo lo poseen y por ello entienden que están cediendo lo que otros se ganan. No es suficiente con una buena temporada, explica Agnelli, lo que se necesita es ascender de clase, permanecer a una casta. Van a terminar fabricando un proyecto que solo les interesará a ellos.

Las explicaciones del coronavirus. La proximidad de los espectadores y su tiempo de permanencia compactados, el cruce con rivales del norte de Italia, ha puesto los ojos en el deporte como uno de los mayores vehículos en los que puede viajar el coranavirus (además de otros escenarios tan cotidianos como un funeral, una escuela, un centro de mayores€). No podemos pedir, desde nuestro ombliguismo, que las instituciones hagan más hincapié en los vuelos que proceden de un partido de fútbol que en las decenas de trayectos habituales. Tampoco es relevante que se sepan los nombres de los equipos que llegan. En cambio, sí parece necesario pedir más explicaciones sobre por qué el partido del martes en Mestalla no puede albergar aficionados pero el resto de eventos de tipología similar, sí. No se trata de buscar preferencias, tan solo de entender la diferencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats