29 de marzo de 2011
29.03.2011

Otzï hace parada en Valencia

La momia húmeda más antigua del mundo llega al Museu de Prehistòria en una exposición que ha recorrido más de 14 países de todo el mundo "El hombre de hielo" ha aportado sobre la Edad del Cobre más que décadas de excavaciones

29.03.2011 | 03:24
Otzï hace parada en Valencia

Valencia acogerá en los próximos cuatro meses a Otzï, el conocido como 'hombre de hielo'. A pesar de su sobrenombre, no se trata de un nuevo superhéroe de animación, sino del hallazgo arqueológico más importante de la época contemporánea, que puede ser contemplado en réplica en el Museu de Prehistòria.
Otzï, llamado así por el valle donde fue descubierto, es la momia húmeda más antigua y la que, gracias a su excepcional conservación en un glaciar, ha permitido a la comunidad científica recabar más datos sobre el modo de vida en la Edad del Cobre, hace unos 5.000 años.
La exposición que ahora llega a Valencia no contiene los restos originales de Otzï ni los enseres que se encontraron junto a la momia, aunque sí que se ha establecido una videovigilancia de la cámara frigorífica que contiene el cadáver a seis grados bajo cero y 98% de humedad en el museo de Bolzano, al norte de Italia. La fragilidad de estos objetos no permite su exposición itinerante, pero aun así, Valencia conmemorará los veinte años del descubrimiento de Otzï con un viaje didáctico e ilustrativo por la vida del personaje.
Después de analizar el cuerpo de 160 centímetros, 50 kilogramos y 45 años de este ejemplar, los arqueólogos pudieron conocer información sobre una Edad del Cobre a la que los especialistas ya daban por perdida por la falta de hallazgos de esa época.
Uno de los asuntos que más interés suscita y que prueba la hostilidad de la época es el de las condiciones de su últimos meses de vida y su muerte: Otzï fue asesinado por una flecha lanzada por la espalda.
El análisis de su cuerpo también ha determinado que sufrió mucha ansiedad en sus últimos meses, como se comprueba por el deterioro de sus dientes, el intestino infectado de tricocéfalo y los 'tatuajes' que se autoinflingía en las vértebras lumbares, tobillos y pantorrillas para aliviar su estrés.
Estos datos han posibilitado multitud de hipótesis sobre si estaba huyendo de algo o alguien, posibilidad reforzada por un profundo corte en su mano derecha y el estado inacabado de su arco .
En todo caso, lo que sí permite esta exposición es que todos los valencianos puedan conocer más sobre la vida prehistórica, al tiempo que se divierten con juegos interactivos, videos sobre su descubrimiento, un holograma de Otzï y réplicas del glaciar y de la momia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook