31 de julio de 2012
31.07.2012

Diez parados reforzarán durante cuatro meses los cuidados de Viveros

Albañiles, jardineros y pintores colaborarán desde agosto en las labores de mantenimiento

02.08.2012 | 02:59
Un algarrobo situado en el sector norte del parque se derrumbó al sábado 21 de julio.

Una decena de personas, actualmente sin empleo, colaborarán de forma activa en las labores de mantenimiento y cuidado de los jardines de Viveros, al menos durante los cuatro próximos meses —desde el inminente agosto hasta la llegada de diciembre—. Será un grupo formado por peones de jardinería, pintores y albañiles que servirá como refuerzo en las labores de adecuación de los diferentes sectores del parque. Su contratación se realizará a través de uno de los programas de empleo diseñados por el Ayuntamiento de Valencia.

Entre otras tareas previstas, estos diez nuevos trabajadores participarán en la cura de los jardines y pintarán parte del vallado exterior del recinto, según explicaron fuentes consistoriales.

Este proyecto laboral se enmarca dentro del impulso que la concejalía de Parques y Jardines ha preparado para aumentar la atención y la vigilancia sobre Viveros y el resto de jardines singulares de la ciudad, tal como publicó Levante-EMV la pasada semana.

Actualmente, la empresa contratada para la jardinería y el cuidado de las zonas verdes de Viveros –Fomento de Construcciones y Contratas (FCC)– ha dispuesto un refuerzo de dos empleados para una intensificación de la llamada «poda de seguridad». Esto supone un trabajo intensivo en la poda de los faldones del arbolado, así como el recorte de parte de las hojas y las ramas de los ficus, los eucaliptus, los olmos y los demás tipos de árboles del parque.

En el caso de las palmeras, las órdenes están dirigidas a retirar sólo las palmas más secas, evitando así que la retirada de hojas en estas plantas pueda incitar a la llegada del temido picudo rojo.

Además, de lunes a viernes, los trabajadores de la empresa contratada para atender los jardines, dedican las tres primeras horas de la jornada –de 7 a 10 de la mañana– a tratar de forma directa las rosaledas de Viveros con unos insecticidas de contacto.

La plantilla de operarios que se encarga de cuidar el parque se mantendrá en nueve personas durante los meses de agosto y septiembre, ya que parte de los empleados disfruta ahora de sus vacaciones. Según fuentes municipales, esta cifra volverá a aumentar hasta los 18 o 19 trabajadores en octubre, aunque en noviembre se espera otra reducción de personal, motivada por el expediente de regulación de empleo que FCC planea aplicar durante el otoño. El contrato del ayuntamiento con esta compañía expira en marzo de 2013.

Control diario de los jardines
La concejalía de Jardines controla de forma diaria y doble el estado de Viveros y el resto de los parques singulares de la ciudad. Cada día, el encargado de la empresa contratada para los trabajos de jardinería y el guarda municipal hacen llegar, cada uno por su parte, a este departamento del consistorio un detallado informe en el que se enumeran y explican todas las actuaciones de cuidado y atención que se llevan a cabo en estos espacios verdes urbanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook