22 de agosto de 2012
22.08.2012

Manos Unidas construye una maternidad en Madagascar por las elevadas muertes en partos

El objetivo es evitar que uno de cada diez partos acabe con el fallecimiento de la madre o del hijo

22.08.2012 | 03:01

Manos Unidas de Valencia ha iniciado la construcción de una maternidad en Antsirabe (Madagascar) para la asistencia médica de mujeres embarazadas y madres que dan a luz ante la "falta de higiene, de atención sanitaria y de instalaciones". El objetivo es ayudar a reducir la mortalidad materno-infantil.
El centro se construirá en la ciudad de Antsirabe, situada en el centro de Madagascar, a 170 kilómetros de la capital, Antananarivo, en donde nacen de cuatro a cinco niños al día, "y en uno de cada 10 partos surgen complicaciones que terminan provocando la muerte de la madre o el niño", aseguraron fuentes del arzobispado.
El proyecto -que estará dirigido por la religiosa trinitaria de Valencia Aurora Moreno- cuenta con la colaboración de parroquias de Benissa, Torrent, Alcoi, Carlet, Ontinyent, Alginet, Castelló del Rugat, Cárcer y Quartell.
Con la nueva maternidad, que contará con cerca de 400 metros cuadrados de superficie e incluirá salas de partos, quirófano, laboratorio, sala con 14 camas y cunas, se conseguirá que "disminuya la mortalidad materno-infantil, provocada la mayoría de las veces por la falta de higiene y cuidados médicos en los partos de las casas". "Son muy pocas las mujeres que han recibido asistencia médica durante su embarazo o han participado en cursos de primeros cuidados de salud o higiene materno-infantil", añadieron las mismas fuentes.
El equipamiento del centro, en el que figurarán camillas, sillas y material sanitario será a cargo de la comunidad de Trinitarias de Valencia. Por su parte, Manos Unidas construirá el edifico de cerca de 400 metros cuadrados de superficie y los vecinos del barrio, llamado Antanambao, se ocuparán del transporte del agua y la preparación del terreno.
Las religiosas trinitarias de Valencia están instaladas en el barrio de Antanambao, en Madagascar, desde 1995, cuando iniciaron su labor con un orfanato y después con un colegio. Asimismo, en 2004 abrieron un dispensario que atiende a cerca de 16.000 personas con 6.500 consultas anuales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook