12 de febrero de 2019
12.02.2019
Urbanismo

Un aparcamiento subterráneo bajo el paseo marítimo con el nuevo plan del Cabanyal

Los urbanistas Roger y Casado aseguran que la obra está obsoleta y abogan por incluir más zonas verdes

12.02.2019 | 04:15
Boceto de Colomina del Paseo Marítimo de 1990.

Una de las novedades del nuevo plan del Cabanyal sin prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez ni derribos es la ampliación del ámbito de actuación más allá del conjunto histórico, incorporando, además de los terrenos del PAI de las frustradas Piscinas Olímpicas de Eugenia Viñes, el Paseo Marítimo, construido en 1990 por Miguel Colomina y Juan Luis Piñón, y donde los autores del plan proponen la construcción de un aparcamiento subterráneo para liberar de coches este espacio.

Los autores del plan especial, los urbanistas Gerardo Roger y Luis Casado, abogan por el rediseño del paseo marítimo «dado el tiempo transcurrido desde la construcción y la obsolescencia de carácter funcional, formal y morfológica» que se aprecia. Frente a un paseo de obra dura, Casar y Roger plantean un rediseño formalmente «mucho más orgánico y menos geométrico, mucho más funcional y sostenible, con una mayor implantación de espacios verdes y arbolados que amortigüen el efecto 'isla de calor' y con mucha mayor calidad constructiva de materiales». En este sentido proponen la construcción de un aparcamiento soterrado, siguiendo el ejemplo del que hay en el paseo marítimo de Gandia.

Los autores del plan aseguran que es indudable «el extraordinario éxito urbano» del paseo marítimo, algo que se refleja en el uso intensivo del mismo por parte de la totalidad de los valencianos.

El reconocimiento de este uso intensivo, así como la barrera que supone el actual trazado para la conexión del barrio con el mar, es lo que impulsa a proponer desde el PEC una reconsideración del Paseo Marítimo», explican Roger y Casado.

El rediseño del paseo pasa por reducir y suprimir los aparcamientos de vehículos en la calle para lo cual se propone un aparcamiento subterráneo bajo la calzada del paseo marítimo con la solución adoptada en el paseo de Gandía como referencia. Con el objetivo de calmar el tráfico, el plan también plantea eliminar el aparcamiento en superficie de la calle Pavía y prolongación de los «senderos peatonales» de conexión del Cabanyal con el mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook