22 de agosto de 2019
22.08.2019
Movilidad

València prohíbe el giro de la Gran Vía hacia Russafa para reducir los atascos

La actuación se lleva a cabo el domingo y anulará el giro de Germanías a Russafa para el tráfico privado, que podrá torcer unos metros más adelante

22.08.2019 | 04:15
València prohíbe el giro de la Gran Vía hacia Russafa para reducir los atascos

La concejalía de Mobilitat Sostenible reordenará el próximo domingo el cruce de la Gran Vía Germanías con la calle Russafa para priorizar el transporte público, según explicó ayer a este periódico el concejal Giuseppe Grezzi. La actuación prevé eliminar para el tráfico privado el cambio de sentido y el giro a la izquierda desde Germanías a Russafa, por lo que solo los autobuses de la EMT y los taxis podrán torcer para incorporarse en este punto en dirección a la calle Xàtiva.

El tráfico privado que quiera dirigirse hacia la calle Xàtiva podrá hacerlo más adelante, en alguno de los giros habilitados en la mediana de la Gran Vía Marqués del Túria. La decisión se produce meses después de replantear la planta viaria de la calle Russafa, donde se segregó el carril bus y se creó un carril bici, dejando una sola vía para el tráfico privado. «El paso de vehículos se ha reducido en este punto un 40 por ciento, pero aún cuenta con demasiado tráfico oportunista. Con esta medida priorizamos aún más el transporte público y evitamos las retenciones que se creaban a ciertas horas. Los vecinos nos habían pedido acabar con las molestias que ocasionaba y que obligaba a los agentes de la Policía Local a regular el tráfico», explica Grezzi.

El edil de Compromís considera que este tramo de la calle Russafa, desde la Gran Vía a Xàtiva, deberían usarlo los vecinos de la zona y usuarios de aparcamientos y comercios, pero no como atajo para dirigirse a otras partes de la ciudad.

No es la única actuación en este entorno, ya que además el próximo domingo también se reordenará el cruce de Regne de València con Gran Vía Marqués del Túria, en la que ya no se podrá realizar el giro a la derecha para incorporarse a esta última avenida. Este giro se podrá realizar anticipadamente un par de manzanas antes por la calle Martí. «Había un problema en este giro, pues al contar con una fase semafórica diferente, muchas ocasiones el tráfico privado se acumulaba y no permitía avanzar al transporte público. Otro problema era para los viandantes y los usuarios del carril bici, ya que la fase verde predominante cruzando la gran vía se convertía en rojo en este punto. Es una cambio que beneficia al transporte público, a los viandantes y a los ciclistas», argumenta el concejal de movilidad, quien anuncia un importante refuerzo de la señalización (incluidos los paneles digitales) para informar a la ciudadanía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook