Cuatro equipos de inspectores y siete grupos de policías rastrean apartamentos ilegales en València

La alcaldesa, María José Catalá, asegura que la situación en el Marítimo está descontrolada y culpa al anterior gobierno de no haber tomado medidas

Cuatro equipos de inspectores, junto otros siete equipos de policías formados por el ayuntamiento, rastrean los negocios ilegales en la ciudad

El ayuntamiento inspecciona 700 apartamentos turísticos en Valencia con el foco en Saïdia

Apartamentos turísticos en el Marítimo

Apartamentos turísticos en el Marítimo

El Ayuntamiento de València, gobernado por el PP y Vox, trabaja, según ha explicado esta mañana la alcaldesa, Mª José Catalá, durante la presentación de la nueva tarjeta virtual de la EMT , en varios frentes para atajar la proliferación de apartamentos turísticos en la ciudad que afecta especialmente a barrios como el Carmen, la Seu, Russafa y el Cabanyal, donde ya hay varias manzanas que superan el límite del 10% por manzana fijado en el nuevo Plan Especial del Cabanyal.

La alcaldesa ha explicado que en barrios como el Cabanyal la situación "está descontrolada" y se ha preguntado qué hizo el anterior gobierno por evitar esta situación. Por contra, ha señalado, "nosotros ya hemos hecho 700 inspecciones de apartamentos turísticos y estamos redactando una nueva ordenanza", ha explicado la alcaldesa, quien ha matizado que ahora se está poniendo el foco en el distrito de la Saïdia, donde "también hay muchos problemas". "La apuesta del anterior gobierno por limitar los apartamentos turísticos fue un fracaso estrepitoso". La situación en el Marítimo se ha desbordado. La alcaldesa ha explicado que en la ciudad hay ya cuatro equipos de inspectores de la Delegación de Desarrollo Urbano trabajando en el control de los negocios turísticos ilegales.

La alcaldesa ha explicado que la semana pasada se reunió con los vecinos del Cabanyal para explicarles los pasos que se están dando como el citado plan de inspecciones y la nueva ordenanza sobre la cual, ha dicho, "no había nada hecho en la ciudad".

Catalá ha hecho un llamamiento a los vecinos del Cabanyal y a la ciudadanía en general para que colaboren con el ayuntamiento en el control y denuncia de las actividades irregulares, mientras se trabaja en la regulación de los apartamentos legales. Sobre la situación de los apartamentos turísticos en el Cabanyal se debatirá esta tarde en el Ateneo Marítimo del Cabanyal en una mesa de debate a la que está previsto que asista el concejal de Desarrollo Urbano, Juan Giner, y representantes de la Policía Local.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Jesús Carbonell, por su parte ha explicado que en cada comisaría de distrito, siete en total, se han creado equipos de policías para inspeccionar los apartamentos ilegales. Los agentes han recibido formación específica al respecto para poder actuar ante las denuncias que llegan.

La ciudad cuenta actualmente con 5.600 apartamentos turísticos legales, según el registro de Turismo de la Generalitat. En distritos como Ciutat Vella y el Marítimo este tipo de actividad ha crecido exponencialmente. Solo en el Cabanyal la cifra de apartamentos turísticos supera los 600 cuando en 2015, antes de la derogación del anterior plan de la prolongación de Blasco Ibáñez, apenas había medio centenar. Sobre el efecto que han tenido los planes de regeneración urbanística del Cabanyal impulsado por el anterior gobierno del Rialto con un nuevo plan especial sin derribos debatirán hoy los vecinos en una mesa redonda convocada que se celebrará en el Ateneo Marítimo y a la que está previsto que asista el concejal de Urbanismo, Juan Giner, y representantes de la Policía Local.

Compromís reclama una moratoria

Compromís no ha tardado en recoger el guante y su portavoz, Papi Robles, ha asegurado que "si tan preocupada está Catalá, le exigimos una moratoria para los apartamentos turísticos de forma inmediata porque hay que parar ya ese descontrol". "Esto permitirá empezar a trabajar en la ordenanza y que durante un año los servicios de inspección puedan dedicarse a fondos para parar y cerrar los apartamentos turísticos ilegales, evitando que se vayan abriendo más". 

Plan de ordenación turístico

Para Compromís es necesario además que se termine el plan de ordenación de recursos turísticos, tal y como establece la ley. Queremos para nuestra ciudad un turismo sostenible y desde la convivencia y el respeto por el vecindario que son quienes deben vivir en nuestra ciudad. No queremos una barra libre ni un turismo low-cost que está matando a nuestros barrios".