Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El enemigo lo tenían más cerca de lo que pensaban"

Recaudan dinero para repatriar el cadáver de la víctima

Wilber de Jesús Orejuela, el hombre de 37 años asesinado a cuchilladas en Torrefiel. | LEVANTE-EMV

Un día entero estuvo sin salir de casa por miedo a cruzarse con su expareja. Hasta ese punto llegaba el pánico en los últimos días de la compañera sentimental del hombre acuchillado el pasado sábado en la avenida Doctor Peset Aleixandre, Wilber de Jesús Orejuela, fallecido un día después en el hospital como consecuencia de las graves heridas, como informó en exclusiva Levante-EMV. El presunto homicida, con el que la mujer tiene un hijo en común de cinco años, había difundido entre amistades comunes que si los veía juntos los mataría, pero la víctima se mostraba reacia a denunciarlo, según confiesan desde su entorno familiar.

«La envidia de este desgraciado es ver lo bien que estaban», lamentan estas mismas fuentes, que recuerdan que apenas unos días antes del acuchillamiento Wilber había publicado en sus redes sociales, en las que era muy activo, un vídeo con su pareja bailando tras haberse comprado un coche. «Estaban en un momento de felicidad, las cosas les empezaban a ir bien a los dos, pero el enemigo lo tenían más cerca de lo que pensaban», reconoce con pesadumbre un allegado del fallecido.

El día en que se produjo el homicidio, la pareja había quedado a las puertas de un bingo para irse juntos a comprar a un supermercado próximo. Cuando pasadas las 12.30 horas la novia de Will llegó al lugar indicado vio había unas ambulancias y mucho follón de policías al otro lado de la avenida, pero no le dio importancia al ver que éste no estaba todavía. «Pensó que Will estaría chismorreando para luego subirlo a las redes sociales. Nunca se imaginó que era su marido al que estaban atendiendo».

Al acercarse para interesarse por lo ocurrido y descubrir que el hombre que se estaba desangrando era Will «fue como si el alma se le fuera». La también víctima —creen que el agresor iba a por los dos ese día— asegura que de haber tomado el mismo camino de siempre tras bajar del metro se habría topado con el asesino, todavía armado, quien huyó por la calle Luis Crumiere tras resultar herido también en una pierna.

El Juzgado de Instrucción número uno de València acordó el pasado martes el ingreso en prisión provisional de Ever Jaison, de nacionalidad colombiana al igual que la víctima, acusado de un delito de homicidio, sin perjuicio de ulterior calificación como asesinato si se prueba la alevosía. El arrestado, que fue dada de alta el día anterior, se acogió a su derecho a no declarar.

Wilber, de 37 años y natural de Calí, llevaba apenas dos años en España y tiene a toda su familia en Colombia, incluidos sus tres hijos, menores de edad. Amigos y familiares tratan de recaudar dinero para poder repatriar su cadáver.

Compartir el artículo

stats