Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

www.arnaubenlloch.com / Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución de las personas a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog comparto mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a llevar una vida más apacible.


Archivo

  • 31
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    fuente felicidad piel tocar tacto masaje contacto

    Manera 8: Toca y que te toquen

     Si nos dedicáramos a tocar a quienes nos rodean la mitad del tiempo que dedicamos a tocar la pantalla del móvil o la tablet, nuestras relaciones mejorarían exponencialmente.

    Cuando tocas conscientemente a alguien existe una comunión, una verdadera fusión más allá de imágenes y palabras.

    El tacto es el sentido que mejor nos sitúa en el aquí y el ahora, que mejor nos conecta con lo que somos en este momento y con lo que sentimos.

    Manera 8: Toca y que te toquen

    'Earth' by Marina Morales

     

     La piel

     Nuestro organismo cuenta con aproximadamente 10 millones de sensores táctiles que recogen información tanto del interior como del exterior del cuerpo. A pesar de esta cifra, la humanidad nos hemos ido convirtiendo en una raza de parlanchines intocables.

    Vivimos un momento de enaltecimiento de la palabra en el que el tacto se ha ido menoscabando, a pesar de ser la mejor manera de transmitir vibraciones, emociones mucho más profundas y sinceras que una efímera palabra.

    Si quieres mantenerte conectado a la fuente toca, pero toca sin miedo, sintiendo, descubriéndote en la piel del otro, conectando con tu piel, que más allá de una mera barrera protectora es un órgano social perfecto.

     Las manos

     El tacto es un elemento ancestralmente sanador, ¿qué ocurre cuando te das un golpe o cuando te produces una herida?¿Quien va diligente a protegerte? Siempre tus manos.

    En las tradiciones milenarias de la India, las manos están identificadas como las alas que despliega el corazón con su energía compasiva y de curación. Devuélvele su poder natural a tus manos.

     Abraza y que te abracen

     Abrazar es poner el corazón entre tus brazos y sentir al otro en ti. Dicen que un abrazo ha de durar más de 6 segundos para ser beneficioso, aunque yo te invito a que hoy mismo ensayes a dar un abrazo de más de 20 segundos y luego me cuentas.

    Con un abrazo bien dado, a parte de generar oxitocina, aumentarás tu autoestima y favorecerás tu sistema inmunológico, y lo mejor es que estos beneficios son siempre compartidos.

     Acaricia y que te acaricien

     La caricia parece estar en desuso pero es fundamental para transmitir vida.  A través de una mano que te toca y te da todo su afecto te sientes acompañado, valorado, apoyado. No hay mejor regalo que una sentida y espontánea caricia.

    De mi querida yaya Luisa jamás olvidaré el tacto de sus manos en las mías, su imagen se me podrá ir haciendo borrosa por el tiempo transcurrido, pero nunca olvidaré esa sensación cuando me tomaba la mano para acariciármela y depositaba en mi palma todo su amor y su alma entera.

     Masajea y que te masajeen

     No vale decir yo no sé dar masajes. Si te dejas guiar por tu instinto natural verás que por supuesto sabes darlos, solo hay que abrirse y ponerse a ello sin pretender nada más que disfrutar del tacto sobre la piel del otro.

    Más allá del masaje en pareja, tan recomendado por los terapeutas y tan necesario para el buen amor, permítete de vez en cuando un homenaje táctil. Acude a recibir un masaje periódicamente. Ya en las pinturas egipcias se puede comprobar que el masaje es inherente a la historia de la humanidad. Existen infinitud de tipologías de masaje, mi mujer, Yolanda, practica excelentemente el masaje ayúrveda, para mi supone todo un regalo divino tener ese servicio gratuito en casa. Un masaje te regenera, te reequilibra y es sanador tanto física como emocionalmente.

     Los humanos necesitamos más que nunca conectarnos. Para conectar hay que contactar, para contactar hay que tocar, tocarse, tocarnos.

    Redescubre tu tacto, manera 8 de conectar con la Fuente: Toca y que te toquen.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook