Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 10
    Enero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Los Reyes traen la recuperación de la memoria histórica.

    En una semana en la que el gobierno ontinyentí se ha escorado, excesivamente, hacía los circos, mercados y jacobos, con o sin bus (sin necesidad de entrar en detalles), desde el otro gobierno que también preside Jorge Rodríguez, el de la diputación, caía un regalo, pero sin magia real que lo disfrace, sino investido con la justicia de una democracia de altura. El cual iba a parar, entre otros municipios, a Ontinyent (8.864 euros), y por ende a Albaida (2.474 euros), para proyectos de recuperación de memoria histórica.

    La suma que le corresponde al ayuntamiento de Ontinyent, se destinará, por fin, tras 40 años de recuperación democrática del país, a “un proyecto de localización, recuperación e identificación de restos de los fusilados en el cementerio municipal”. Un triste periodo de feroz ensañamiento, el de la postguerra, que se saldó con el asesinato, vestido de legalidad por el franquismo vengador, contra ontinyentins cuyo mayor delito había sido su lealtad democrática a la República. Son relatos que en estos últimos años nos han desvelado investigadores locales, plasmados en “República i guerra: els papers inèdits de la revolució”, de Josep Gandia Calabuig, o “Mort i repressió a Ontinyent (1936-1940)”, de Guillem Llin. Mientras que Albaida destinará su asignación a “ejecutar la retirada de símbolos franquistas en la localidad”. Un asunto del que Ontinyent aún anda lastrado pues, tal y como han demostrado los antedichos investigadores, tiene dedicada una de sus principales avenidas, a uno de los personajes que, en su condición de concejal del primer gobierno municipal de la sanguinaria dictadura de Franco, reclamó y apremió (junto al resto de ediles franquistas), oprobiosamente, el fusilamiento de más de una docena de ontinyentins, cuyo proyecto de localización de sus restos ahora se va a aplicar.

    LA INVESTIGACIÓN PREMIADA. La concesión a Josep M. Ribera del Premio de Investigación de la Vall, dotado con 3.000 euros, que nunca vienen mal, es una  de las gratas noticias con las que se cerraba el año, máxime cuando su contenido,  del que se espera su publicación y divulgación, versa acerca  de un tema inexplorado: “L'Alforí, paisatge viu. Arquitectura rural y patrimoni cultural”. Dicho trabajo enriquece el conocimiento en torno “al paisaje rural para analizar la arquitectura rural de los Alforins”, que goza de un prestigio acreditado creciente.

    NOSTALGIA FERIAL TEXTIL. El anuncio, entre los días 10 y 13, de la Feria Heimtextil de Frankfurt (Alemania), en la que exhibirán sus nuevos productos 35 firmas valldalbaidinas,  a muchos veteranos empresarios, cuando no ya jubilados,  estas fechas de inicios del año, deben sumirles en una nostalgia comprensible. Ya que les sobran los motivos para añorar aquel pasado, aún no lejano, el de la segunda mitad del siglo XX, cuando empalmaban la feria alemana con la de Textil-Hogar de Valencia. En la que el vasto empresariado ontinyentí lideraba y se sentía como en casa en dicho evento. No fue casual que sus presidentes, casi hasta el final, con los Juan Jorge Laso, pasando por los Manuel Taberner, hasta Nicolás Terol procedieran de firmas ontinyentinas. Durante la Feria de Valencia podía decirse que, literalmente, Ontinyent quedaba semivacío. Hasta Caixa Ontinyent tenía su stand. Y la visita del gobierno municipal de la ciudad, era una de las citas obligadas en su agenda anual, amén de las autoridades autonómicas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook