Blog 
Hoy aquí, y mañana...
RSS - Blog de Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

El autor

Blog Hoy aquí, y mañana... - Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas

Soy Ubaldo Visier Muñoz de Arenillas, una persona como vosotr@s. Con mis particularidades, que evitan que todo seamos idénticos. No pretendo mas que, de vez en cuando, publicar algunas letras en prosa o en verso, que os sirvan a vosotros de entretenimiento, y a mi para extraer algo de ideas de mi ce...

Sobre este blog de Cultura

¡Tenemos letras, palabras y frases, oiga! ¡Hacemos mezclas con ellas que sanaran su espíritu! ¡Lo tenemos todo baratito y fresco! ¡Llévese alguna, oiga, que me lo quitan de las manos!


Archivo

  • 13
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    Noche de Hotel

     


    Noche de hotel


        El rompecabezas podía ser resuelto por cualquier niño mínimamente avispado, siempre que mantuviera su inocencia intacta. Pero la mujer, que sentada frente a un hombre de cuidado vello facial miraba a la mesa que separaba a ambos, sabía que no sería fácil juntar las pirámides para buscar la perfecta geometría imposible. El hombre pensó en dejar de pensar y el olor a sangre picante de reo culpable provocó que su instinto fuera quien dictara las normas en ese momento. Ella, levantó la mirada y apreció en él esa metamorfosis que solo se puede ver cuando cierras los ojos y se entra en una pesadilla de infinita caída en espiral negra y gris. No supo qué hacer y cedió. Cedió dejándose ir de forma arraigada en los albores del nacimiento de la mente libre, tal y como cuando esta se independizó del cerebro común al que llamaban moral.

    Noche de Hotel
         La noche logró los momentos de placer tan básicos como complejos y los cuerpos tomaron el poder para acabar abandonándose en un sueño reconfortante y comenzar un nuevo día con los primeros rayos de sol y con cara lavada con perfumado jabón.
          El rompecabezas había quedado perfectamente construido en una equilibrada construcción, aunque empezaba a licuarse para ser absorbido por la historia en forma de tierra húmeda.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook