Blog 
La opinión de Víctor
RSS - Blog de Víctor Almonacid Lamelas

El autor

Blog La opinión de Víctor - Víctor Almonacid Lamelas

Víctor Almonacid Lamelas

Secretario de Ayuntamiento (a mucha honra). Jurista docente, ponente, y escritor (que no “escribiente”). Deportista. Semiexperto en algunas cosas (Derecho público, gestión municipal, administración electrónica…) y aprendiz de todo lo demás. Analista sociopolítico independiente.

Sobre este blog de Nacional

Este es un espacio web donde regularmente comentamos nuestras impresiones sobre Derecho, política, economía, Administración, sociedad, cultura y deporte, siempre desde el punto de vista constructivo de los que tenemos la buena voluntad (con más o menos acierto) de mejorar las cosas. TW @nuevadmon


Archivo

  • 22
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Jugando a defender

    Hace poco decía en mi blog, comentando el resultado de la final de Champions del pasado sábado:

    "Mis felicitaciones al Chelsea. No me vale la crítica fácil de "juegan a defender, juegan a destruir"... Como espectador tiene cierto sentido exigir un espectáculo atacante en el que un partido acabe 5-4, pero si nos ponemos en la piel de un club, de un entrenador, de unos jugadores y de una afición que se están jugando la gloria (y mucho dinero), yo diría que han hecho lo debido para ganar. Se han esforzado mucho y no han hecho trampas, ¿qué hay pues de criticable en su juego?. Me alegro especialmente por Juanito Mata, al que tuve la oportunidad de conocer personalmente cuando estuvo en el Valencia CF".

    En consecuencia creo que queda claro que jugar a defender no es jugar mal. También es jugar a ganar, es una táctica y si da resultado buena es. A mayor abundamiento, los objetivos políticos deben basarse en líneas estratégicas que no malgasten los recursos públicos (ni un solo céntimo), siendo austeros sin que corran peligro los servicios públicos, especialmente los sociales. Se acabaron por tanto los aeropuertos sin aviones y las paradas del AVE sin viajeros (y además construidas en los terrenos de nosequién, expropiados a precio de oro).

    En este momento, pues, el Estado social y democrático de Derecho debe pasar de ser el Estado de bienestar eficaz pero no eficiente en el que nos habíamos acomodado, a ser un Estado social y tecnológico de Derecho, en el que los servicios sociales, que son imprescindibles (y que por tanto su prestación no se pone en duda) deben ajustarse al principio de eficiencia, y en el que el principio de participación democrática debe acomodarse a las TIC, ya que hace tiempo que las elecciones cuatrieniales se han quedado insuficientes para dar cabida a las demandas y reivindicaciones ciudadanas. 

    Algo ha cambiado en la sociedad, y por tanto algo debe cambiar en el sistema, máxime vista la coyuntura económica. El ciudadano de la sociedad del conocimiento está bien informado, y conoce todos sus derechos. Por su parte, la Administración debe hacer lo mismo (o más) gastando menos dinero, lo cual no es una utopía. Basta con aplicar medidas inteligentes, prácticas y eficientes. No es el momento de hacerlo bonito, sino de "jugar a defender", que también se gana.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook