Blog 
LA VUELTA AL MUNDO
RSS - Blog de Jose A. Fuentes

El autor

Blog LA VUELTA AL MUNDO - Jose A. Fuentes

Jose A. Fuentes

@JoseA_Fuentes (wwww.lavueltaalmundo.es) es periodista, guionista de televisión, adicto a la fotografía, y siempre está comunicando y viajando (y no precisamente en este orden). Obsesionado con mapas, pasaportes y bolas del mundo nos cuenta su experiencia vivida en primera persona.

Sobre este blog de Sociedad

LA VUELTA AL MUNDO es un blog dirigido a todos los amantes de los viajes (a los de mucho y poco presupuesto), y en el que encontrarás desde destinos exóticos a paraísos cercanos a una hora en coche de casa. Consejos, información y mucha inspiración sobre ciudades, gastronomía, playas... ¿Vienes?


Archivo

  • 13
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    10 RAZONES PARA VIAJAR A FEZ EN 2015

    10 RAZONES PARA VIAJAR A FEZ EN 2015

    Empezar el año viajando es uno de los deseos que todo amante de los sellos en el pasaporte anhela. Así que este año decidí recuperar una vieja tradición de estrenar año en otro país y, en este caso, también continente: viajé a la ciudad marroquí de Fez. Tan lejos en nuestro imaginario viajero como cerca en avión, ya que te puedes plantar allí en escasos 90 minutos. Hora y media en la que podrás trasladarte en el tiempo a una medina anclada en el medievo.

     

     Siempre se ha dicho que Fez es la capital religiosa y cultural de Marruecos. Así que esas deberían ser suficientes razones para animarte a visitarlo. Pero si no te convencen lo suficiente, aquí te añado 10 excusas más, y todas sin salir de la medina o casco antiguo de Fez.

    1. CARNICERÍAS INSÓLITAS. En pocos lugares he visto carnicerías más fotogénicas que en la medina de Fez. Si eres aprensivo, intenta desviar la mirada cuando desfiles junto a la cabeza de camello colgada junto al resto de carnes que ofrecen. Aunque he de reconocer que es difícil.
    2. LA PUERTA QUE VIAJA AL PASADO. La puerta azul o Bab Boujoul es la entrada a la medina. Su esmaltado azul en la parte exterior hace referencia al color de la ciudad, mientras que el verde de la parte interior está asociado al Islam. 
    3. CIUDAD MEDIEVAL DESPROPORCIONADA. La medina de Fez o Fes el Bali (Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1981) es la ciudad medieval islámica con vida más grande del mundo. Allí no entran coches, así que también es consideraba como una de las zonas más pobladas libre de tráfico.
    4. UN LABERINTO PARA PERDERSE. Sus laberínticas callejuelas que transcurren entre las dos vías principales, Talaa Kebira (calle grande) y Talaa Sghira (calle pequeña), harán que te pierdas una y otra vez. Aquí no vale el “yo me oriento bien”. No. Te vas a perder.  Así como en otras ciudad marroquíes como Marrakech tienes plazas y lugares más abiertos con los que orientarte, en Fez se hace complicado.
    5. EL BURRO REPARTE EL BUTANO. Apártate cuando oigas ¡Ballak!. Que no haya coches no significa que no exista otro tipo de tráfico. Las carretas y los burros son los amos de las callejuelas ya que son el medio de transporte con los que las mercancías circulan. Así que no te asustes si ves a un burro haciendo el reparto del butano.
    6. LA DESLUMBRANTE ESCUELA CORÁNICA. La madrasa o escuela coránica de el-Attarine con una arquitectura impresionante. El patio porticado, el estuco y la madera tallada son los grandes atractivos que te enamorarán de este edificio hoy en día abierto a los turistas.
    7. COBRE A GOLPE DE MARTILLO. En la plaza Seffarine, una de las pocas que existen dentro de la medina de Fez, verás como trabajan el cobre a golpe de martillo. No es una atracción turística. Son talleres que toman la calle y en los que se aprecia lo artesanal de su oficio.
    8. LAS CURTIDURÍAS. Conocidas por su nombre francés “tanneries”, estas curtidurías son las pozas donde el cuero toma forma hasta convertirse en las sandalias, cinturones y bolsos que verás por todos los comercios de la medina. Uno de los trabajos más duros que he conocido en coloridas piletas con un olor insoportable (ahora menos, que han bajado un poco las temperaturas). Solo por verlas, valdría la pena viajar a Fez.
    9. LOS RIADS. Alojarse en un riad es toda una experiencia. Quien lo hace difícilmente vuelve a buscar un hotel cuando retorna a Marruecos. Los pequeños palacetes con sus patios interiores de las 1000 y una noches te están esperando. 
    10. COMER CARNE DE CAMELLO. Y ya que estamos en cosas más banales como el dormir, vamos a completar la lista con el comer. La gastronomía marroquí es una delicia con sus fajines o cuscús de pollo o cordero, con sus albóndigas bañadas en tomate y huevos, sus pìnchos a las brasas, y, si quieres probar puedes hasta encontrar sabrosísimas hamburguesas de camello. ¿Será del mismo que vimos en la carnicería? Mejor ni pensarlo.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook