Blog 
MRM Masjoan
RSS - Blog de Mario Ricardo Masjoan Benedicto

El autor

Blog MRM Masjoan - Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Mario Ricardo Masjoan Benedicto

Nacido en San Francisco provincia de Córdoba Argentina. Fui el primero de 6 hermanos. Mis padres Alicia y Mario eran docentes; profesora de historia y de artes gráficas, mi madre; profesor de matemáticas y rector de una especie de Universidad laboral, mi padre. Emigré a España en Enero de 1976, trab...

Sobre este blog de Deportes

Blog de Mario R. Masjoán donde se tocan todo tipos te temas de actualidad, filosofía, religión, deportes, y todo lo relacionado con el ser humano. Espero que sea de interés y que os divirtásis leyendo como yo lo hago escribiendo.


Archivo

  • 31
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DE DIOSES Y DEMONIOS ABSTRACTOS

    (O de Malos y Buenos reales)

    El invento de los dioses abstractos es un fenómeno que nace dentro de nuestro razonamiento ante hechos inexplicables, que con el tiempo, se transforman en la mejor arma que tienen unos, para dominar a otros. Junto con los dioses y demonios abstractos, aparecen las primeras diferencias sociales, o la continuación del poder del antiguo “macho dominante”.

    Si analizamos fríamente, las bases de las tres grandes religiones que dominan el mundo y que son ramas de un mismo árbol, veremos que el principio, adaptado a la idiosincrasia de cada pueblo, es el mismo: Un bueno y un malo invisible, rodeado de una multitud de ineptos que les elevan a categorías de sagrados a unos y despreciables a otros. Todo gira alrededor de malos y buenos y se transforma en fanatismo popular por un lado, y en negocio rentable por el otro.

    Judíos, Cristianos y Musulmanes, creen a su manera, en el mismo Dios abstracto y en el mismo Demonio con otro nombre.

    Resulta imposible rebatir una creencia con otra similar, por lo que decidí hacerlos con sus propios argumentos que se suponen, la justifican.

    En primer lugar debo decir que jamás de una mentira o una fantasía, puede surgir una verdad, por lo que de mitologías muy antiguas, nacieron y evolucionaron las religiones actuales, aunque sin principios racionales, o sea, NADA SE DEMUESTRA POR SI MISMO.

    De una civilización que existió unos 10.000. años a C (es probable que haya habido otras más antiguas de las que no existen documentos que lo avalen), llamada Sumer y a los habitantes,: Sumerios.

     

    Cuando el llamado Patriarca Abraham, judío de nacimiento que vivía con su familia en la ciudad Sumeria de Ur, huye antes del ataque de los Amorreos, se lleva consigo toda su Mitología y, al igual que habían hecho los Acadios cuando se mezclaron con los Sumerios, les cambia el nombre a los Dioses y los adapta a la idiosincrasia de su pueblo.

    La civilización Sumer, ya contaba con un Dios creador del cielo y la tierra, hablaban de un “diluvio” que había durado 7 días (no 40 como puso Moisés según la tradición oral), de una mujer creada de una costilla, de dos hijos que discutían siempre etc..., pero lo primero que acude a mi mente es que, si tras el diluvio universal solo quedaron vivos los miembros de la familia de Noé, ¿de donde salieron los Sumerios, Los Acadios, Los Fenicios y muchas tribus y civilizaciones más que pululaba por toda la tierra?. Todo fue un invento chapucero que serviría más adelante para sugestionar y dominar a las personas.

    En el árbol genealógico Judío figuran, desde ese momento hasta el advenimiento de Jesucristo, copias de hazañas de otras mitologías como la Griega, la Egipcia y muchas más, repletas de hechos heroicos y descabellados, que los jerarcas que dirigían los designios de sus pueblos, transforman en verdades misteriosas. El misterio y la sugestión, transforman la razón y anulan el pensamiento humano.

    Algo notable también, es el invento del origen del Bien y del Mal. Dios vive con su séquito en el cielo, rodeado de Ángeles creados también por Él. El poder que ostenta Dios es infinito, tanto, que incluso sabe con antelación lo que va a pasar, pero de pronto y como si se tratase de la elección de Miss o Mister Mundo, uno de los Ángeles llamado Luzbel, por lo guapo que era, quiere competir con Dios en belleza y como es lógico, pierde, pero Dios no lo elimina, simplemente lo expulsa del cielo y lo cataloga como artífice del mal. Pero este por lo visto, tenía su público y cuando es expulsado, se lleva consigo al 30% de los Ángeles de Dios. Un disparate tan infantil como esperpéntico, más deformado aún que el propio significado de la palabra.

    El Luzbel y su séquito de Ángeles malos, se retiran del Cielo y se trasladan al infierno donde viven desde entonces, con su mascota, El Can Cerveros y su Gondolero Caronte. Allí manda Dios a los hombres, creados por él, cuando se portan mal.

    Pero resulta que entre los poderes que ostenta ese Dios inventado por los propios hombres a su imagen y semejanza, existe el de la Omnisciencia (o sea que sabe todo antes de que suceda), algo que desvirtúa totalmente, todo lo que se cuenta de Él, ya que si es así, debemos preguntarnos ¿PARA QUE NOS CRERÓ?, para que la mayoría se condene en el infierno junto a Luzbel o para que llegue el momento en el que sean tantos que se animen a promover un Golpe de Estado, se apoderen del Cielo, hagan buenos a los malos y manden al invento ridículo de ese Dios, al Hades.

    Jamás de una mentira, puede nacer una verdad si esta no se impone como tal, a golpe de espada , hoguera y sugestión, como hicieron todas la religiones que existen actualmente.

      

    Mario Masjoán

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook