Cuestión de voluntad

Enrique Fernández Iniesta. Valencia.

16.11.2013 | 01:09

Me llama la atención la facilidad que tienen los políticos de enredar. Ejemplo de ello son la cantidad de cosas que arreglarían cuando se está en la oposición y las pocas que hacen cuando están en el gobierno. Por ejemplo, ¿por qué en el tema de los desahucios no se aplica la ley a los bancos con la misma severidad que a cualquier ciudadano? Si el banco quita una vivienda al propietario, el nuevo dueño es el banco, por lo que debería escriturar y pagar las tasas de Hacienda, el IBI y los gastos de la comunidad de vecinos. Solucionaríamos tres problemas de liquidez, con solo aplicar la ley vigente. Para solucionar las cosas no hacen falta tantos asesores, sino voluntad y limpieza en los actos que realizan como representantes de los ciudadanos. Enrique Fernández Iniesta. Valencia.