29 de mayo de 2016
29.05.2016

Albert Rivera carga en Valencia contra Rajoy e Iglesias

El candidato de Ciudadanos dice que debe haber gobierno "sí o sí" y reta a sus rivales a no pedir sillones

29.05.2016 | 14:38
Rivera, en su acto en Valencia. Fotos: Germán Caballero

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha asegurado este domingo que España "tiene que tener gobierno sí o sí" tras las elecciones generales del 26 de junio porque "basta ya de echar los dados" y ha propuesto a quienes lo único que les importa es "la silla" que se comprometan, de cara a futuras negociaciones, a "no pedir sillones". "A ver si pueden aceptar la apuesta", ha agregado.

Así se ha pronunciado Rivera en el acto de inicio de la precampaña celebrado en el puerto de Valencia ante cerca de medio millar de simpatizantes, al que han asistido también el cabeza de lista al Congreso por Valencia, Toni Cantó, el portavoz de C's en las Corts Valencianes, Alexis Marí, la eurodiputada Carolina Punset o la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, entre otros dirigentes de la formación naranja.

En el acto, en el que se ha presentado el vídeo de campaña, bajo el lema 'Tiempo de acuerdo, tiempo de cambio', Rivera ha apuntado que el país afronta una encrucijada a nivel político y los ciudadanos tienen en su mano optar por el "cambio a mejor" que propone Ciudadanos o los "vendedores de humo", en alusión a Podemos.

"Podemos hacer dos cosas: acertar y tener un cambio a mejor, superarnos, o podemos conformarnos, cabrearnos y tener un cambio a peor", ha apuntado, para advertir de que aunque en la vida "a veces es necesario cabrearse" no se debe actuar por venganza: "No estamos aquí para vengarnos de nadie, estamos para superarnos".

A su juicio, la resignación "no es motor de cambio" y tras años lamentando "todo lo que han hecho mal estos tíos", ha pedido que la clase media sea "protagonista del milagro español frente a los que quieren bandos". Para ello, ha instado a los ciudadanos a ir a votar "masivamente" y ha criticado que algunos calculen si la abstención les va a beneficiar. "Es triste y patético", ha dicho.

El candidato de Ciudadanos ha instado a "recuperar el aliento" que nunca debía haberse perdido, ha incidido en que España es "uno de los mejores países del mundo" pero para ello tiene también que tener "a uno de los mejores gobiernos del mundo", que esté a la altura, y ha remarcado que "con pereza, desidia e inacción no se arregla el mundo ni, desde luego, España".

"No quiero pensar en la España del cabreo, que también es decente y legítimo, quiero pensar en la España de las oportunidades", ha apuntado. Así, ha indicado que el tren de las oportunidades va a pasar y están las opciones de "destrozar el tren, vengarnos, o subir a él y liderarlo".

"Creerse menos importantes"
Las críticas al candidato de Podemos, Pablo Iglesias, y también al 'popular' Mariano Rajoy han centrado buena parte del discurso de Rivera, quien ha asegurado que la gente "tiene derecho a cabrearse" porque repetir las elecciones va a costar 170 millones de euros porque "uno le dijo no al Rey y otro dinamitó todos los acuerdos". A Iglesias se ha referido como "el hombre que no quiere acuerdos" y ha lamentado que "ha conseguido que no haya gobierno por su vicepresidencia".

A su juicio, "lo que hace falta es creerse menos importantes, menos sillones y creerse más útiles y más trabajar por los españoles". Ha incidido en que si España ahora no tiene acuerdo es porque "el egoísmo ha reinado sobre la generosidad" porque ha habido personas que han puesto como única condición su sillón. "España no deja de tener gobierno por problemas ideológicos", ha insistido, antes de asegurar que para algunos "la silla pesa más que España".

Rivera ha asegurado que los votantes de C's quieren cambio, pero ha advertido de que sus escaños no servirán para gobernar a quienes "mantienen a Rita Barberá en el Senado" o aceptan el "chantaje" que, según ha dicho, ha hecho ésta al PP "para no tirar de la manta". "Quiero un presidente con las manos limpias; no podemos tener un gobierno chantajeado por la corrupción de su propio partido".

El candidato ha criticado que Podemos quiera hacer "que los jueces piensen como ellos", controlar a la prensa, "poner más políticos en las cajas" o expropiar empresas, al tiempo que ha recalcado que "hacer promesas es muy fácil, lo complicado cumplirlas, cuadrar las cuentas".

"Me encantaría prometerles una renta básica como hacen los de Podemos, no de 1.000 euros, de 3.000 ya puestos, pero si hago eso me sumo a la frustración, mentira y engaño, y no se pueden buscar votos a cambio de dolor", ha subrayado.

En todo caso, ha mostrado su confianza en que los ciudadanos "saben diferenciar entre vendedor de humo y buen gestor" y ha criticado duramente a quienes intentan "polarizar la campaña" porque los peores momentos de la historia del país se han dado cuando "se ha dividido en dos bandos". Así, ha instado a combatir a "los extremistas" y ha apostado por los cambios pero manteniendo lo que funciona, sin "romperlo todo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook