11 de abril de 2015
11.04.2015
Genocidio en el Sáhara

Marruecos, "asombrado" por el procesamiento de 11 altos cargos

Subraya que la decisión del juez Ruz se produce cuando las relaciones bilaterales están "en una fase prometedora"

11.04.2015 | 20:21

El Gobierno de Marruecos manifestó hoy su "asombro ante la inédita decisión judicial española" tomada el jueves por un juez español de procesar a once funcionarios marroquíes por cargos de genocidio en el Sáhara Occidental.

La respuesta del Gobierno marroquí llegó en un comunicado del Ministerio de Exteriores marroquí que subraya que el auto del juez Pablo Ruz se produce cuando las relaciones bilaterales se encuentran en "una de sus fases más serenas y más prometedoras".

Pablo Ruz procesó el jueves a once altos cargos policiales y militares marroquíes por delitos cometidos entre 1975 y 1992 en el Sáhara Occidental contra ciudadanos saharauis, que califica como "genocidio", además de ir asociados en algunos casos con otros delitos de tortura, asesinato o desaparición forzada.

El Gobierno de Marruecos advierte que "rechaza por principio toda persecución judicial contra ciudadanos marroquíes en el extranjero por hechos que se suponen cometidos en el territorio nacional (en referencia al Sáhara Occidental) y que son jurisdicción de la Justicia marroquí".

El comunicado añade que Marruecos está "dispuesto a cooperar plenamente con las autoridades españolas para demostrar el carácter infundado de las acusaciones".

Sin citar en ningún momento al juez Ruz, Marruecos considera "lamentable que ciertos individuos, con motivaciones oscuras y en busca de gloria personal, pongan sus responsabilidades en la Justicia española al servicio de artimañas que tienen como fin dañar las relaciones bilaterales marroquí-españolas".

La decisión del juez Ruz, continúa el comunicado, "dice mucho sobre las partes, bien conocidas (que no cita pero parece aludir al Frente Polisario y a Argelia) que están tras estas maniobras, y desvelan sus agendas políticas verdaderas".

El comunicado lamenta la "instrumentalización política" que para Marruecos supone "desenterrar circunstancias específicas ligadas a hostilidades armadas de otra época", en referencia a la guerra del Sáhara (1975-1991).

Por último, Marruecos recuerda su interés por "reforzar la relación de buena vecindad constructiva que lo liga a España, y trabajará por preservar esta relación contra toda maniobra nociva urdida por los adversarios de esta relación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine