18 de marzo de 2018
18.03.2018

Ofrenda 2018: 'Un sueño hecho realidad' para Oltra

La vicepresidenta participa como fallera mayor en la Ofrenda - Puig y algunos miembros del Consell la reciben en el Palau

18.03.2018 | 09:19
Ofrenda 2018: 'Un sueño hecho realidad' para Oltra
Ofrenda 2018: 'Un sueño hecho realidad' para Oltra

«¿Es Mónica? No parece ella», «ah, sí, es ella». Comentarios, piropos y aplausos se sucedían a medida que la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, avanzaba por la calle San Vicente como Fallera Mayor de Ángel del Alcázar-José Maestre (El Cid), del sector Olivereta. Al entrar en la Plaza de la Virgen, la speaker de Junta Central Fallera anunciaba su nombre a bombo y platillo, recordándole cuántas veces había pasado por allí antes. Una vicepresidenta a la que se le escaparon las lágrimas de emoción cuando su nombre resonó en todo el espacio cuando ofreció el ramo de claveles para adornar el manto de la Mare de Déu. Pero aún no había llegado el final porque a su paso por el Palau de la Generalitat, el President Ximo Puig la esperaba, acompañado por la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, la de Agricultura, Elena Cebrián, el de Hacienda, Vicent Soler y Carmen Montón, consellera de Sanidad.

Un sonoro aplauso de la comisión y un abrazo de Puig le dieron la bienvenida y una vez más se pudo a ver a Oltra emocionada al encontrarse, de golpe y porrazo, con los dos grupos de trabajo de los cargos que ostenta: el de Vicepresidenta de la Generalitat y el de Fallera Mayor de su comisión.

«Un sueño hecho realidad», indicó en los momentos previos de comenzar el recorrido en Plaza de España. Respondió contundente que el esfuerzo de este año «ha valido la pena», y la conciliación entre los dos cargos la definió como un «prodigio organizativo». Agradeció el papel facilitador que su comisión ha tenido durante su reinado porque su equipo «ha estado al quite» para ayudarla en odo a lo que no ha llegado.

Como una fallera más

Una lideresa -fallera- que resultó más confundible de lo habitual, a juzgar por el comentario más escuchado a su paso por el recorrido de la ofrenda: «sin sus gafas, no la había conocido». Solo los más familiarizados con el mundo fallero sabían quién era la fallera mayor de esta comisión de la Olivereta, pero los más despistados se llevaban una sorpresa cuando el boca-oído les desvelaba que era Oltra. Un cargo que lució ayer con cierta naturalidad pese a algunos gestos de nerviosismo que no pudo ocultar a lo largo del recorrido. Sin embargo, sonreía a cada momento que alguien del público le llamaba para fotografiarle.

«Feliz y emocionada», así se mostró Oltra y no ocultó la pena más común de las Fallas: «llevo todo el año esperando este momento y pasa demasiado rápido». Aún así, la conciliación no se le dio mal según los miembros de su comisión, que no dudaron en alabar el «pisto» que hizo para cenar y que, según la propia Oltra declaró, «era para cenar tres días y se lo comieron en una noche».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine