03 de noviembre de 2017
03.11.2017

La Granadella, un tapiz verde de minúscula vida

La recuperación del paraje arrasado por el incendio hace 14 meses sí se hace ya muy visible al cubrirse toda la montaña de un manto de arbustos

03.11.2017 | 04:15
La Granadella, un tapiz verde de minúscula vida

La espectacular regeneración de la Granadella, el paraje litoral de Xàbia que ardió de punta a punta hace ahora 14 meses, se aprecia hasta con los ojos cerrados. Hace un año reinaba el silencio. Como mucho se escuchaba el frufrú de las cenizas arrastradas por el viento. Ahora zumban los insectos, que liban en el brezo de invierno (Erica multiflora). Si se aguza el oído, se intuyen los chillidos agudos de las aves rapaces. La vida ha vuelto a la Granadella.

La montaña está cubierta de un tapiz verde que esconde minúscula vida. Los insectos son claves en la recuperación natural. Ya están trabajando en reconstruir la diversidad de flora de uno de los parajes costeros más valiosos del territorio valenciano (y de los pocos que quedan vírgenes).

Los biólogos, al cumplirse un año del incendio que devastó 812 hectáreas (689 forestales) en Xàbia y el Poble Nou de Benitatxell, ya advertían de que la regeneración era «excelente». El pasado invierno fue bastante lluvioso (incluso nevó). Y la humedad se fue filtrando en los suelos carbonizados. Pero hay otro factor. La Granadella está tocada por la «lluvia horizontal». Es evidente que ese fenómeno no es aquí de la magnitud que, por ejemplo, en Canarias, donde las nubes bajas lo empapan todo. Pero las laderas más umbrosas del paraje de Xàbia sí que amanecen estos días de otoño húmedas de rocío.

Otra bendición es la de los antiguos abancalamientos de muros de piedra en seco. Retienen la tierra. Se han revelado como la mejor barrera posible contra la erosión. La Granadella es abrupta. Pero quienes la transformaron en tierras de cultivo incluso domaron las laderas de los afilados barrancos. Esos bancales son ahora feraces terrazas en las que brotan los arbustos.

A los seis meses del incendio, en una ladera de lapiaz ya surgió una espectacular floración de gladíolos silvestres. Los expertos calificaron ese fenómeno de «curiosidad» botánica. Pero el milagro de la Granadella estaba en marcha. Ahora la huella del devastador incendio permanece en los pinos carbonizados. Pero la cubierta vegetal sí que se ha recuperado de forma espectacular. A ras de tierra, no queda rastro del fuego. Este otoño, además del brezo, florecen la lavanda, el clavellet o la roseta de penya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Marina

El perelló resurge en la Vall d´Ebo

El perelló resurge en la Vall d´Ebo

Los agricultores recogen unos 100.000 kilos de una manzana autóctona que estuvo a punto de...

Un libro repasa los 145 años de historia de la banda de música de Pego

Lo han escrito el archivero municipal Joan Miquel Almela y los músicos Josep Sendra, Carmen...

Talleres contra la violencia de género en Xàbia

Talleres contra la violencia de género en Xàbia

Los organiza la UNED de Dénia y persiguen involucrar a toda la sociedad en la lucha contra esa lacra

Dénia levanta diques de posidonia para contener la erosión en sus playas

Dénia levanta diques de posidonia para contener la erosión en sus playas

El edil de Medio Ambiente subraya que el protocolo de las Banderas Azules recomienda alzar estas...

Un manuscrito inédito detalla los 25 bombardeos que sufrió Dénia en la Guerra Civil

Un manuscrito inédito detalla los 25 bombardeos que sufrió Dénia en la Guerra Civil

El documento del carabinero Francisco Riera Capó revela qué enclaves atacó la aviación y la marina...

Enlaces recomendados: Premios Cine