PORTADA

Niños, no, gracias

 05:30  

Eduardo Pinazo

Cuando todas las mañanas me asomo al balcón de la prensa, hay días que siento vértigo ante lo que veo. Días atrás fue uno de ellos. Leí la noticia y me froté los ojos porque no daba crédito a lo que leía. «Reservado el derecho de admisión: a quien con su comportamiento incívico o violento, u otras causas similares, perjudique el desarrollo de la actividad o cause molestias a otros usuarios y también a los menores de edad, acudan solos o acompañados.» Es un cartel de una cafetería de Bilbao que no nombraré para no dar publicidad a un lugar que, en mi opinión, no la merece. También me consta que existen otros establecimientos y hoteles que lo hacen. Y lo peor es que, según dicen, lo hacen de forma legal porque no discriminan por razón de raza, sexo o religión… tan sólo por ser niño. No me parece moral que equiparen a nuestros hijos, prohibiéndoles la entrada, como a los animales, al tabaco, a los alteradores incívicos y violentos, etcétera.
Un psiquiatra estadounidense, Karl A. Menninger, decía que «lo que se dé a los niños, los niños darán a la sociedad». ¿Es esta intolerancia lo que queremos que vean nuestros hijos? Efectivamente, a un niño hay que educarlo para evitar que incurra en acciones incívicas, y eso es tarea de los padres, por lo que es a ellos, llegado el caso, a quienes se les debe llamar la atención e invitar a abandonar el local. Lo que no se puede es presuponer que todos los niños carecen de buena educación y se les impida el paso como si de animales se tratase.
No sé si los dueños o los amantes de esos lugares donde, cito literalmente, «quieren tener un público diferente», tendrán hijos y no los llevarán consigo, o los dueños impedirán el acceso a sus propios retoños, pero estamos hablando de los depositarios de nuestras ilusiones y de nuestro futuro. ¿O no saben que nuestras pensiones las pagarán esos niños cuando sean hombres y mujeres? Y entonces podrán pensar que se las pagan a aquellos que les impedían acceder con sus padres a restaurantes y hoteles sólo por el hecho de ser niños. Quizás para entonces tampoco se deje entrar a los pensionistas porque consumen poco debido a su escaso poder adquisitivo o porque no se ajustan al perfil.
Dejemos de dar importancia y publicidad a estos establecimientos y centrémonos en problemas de mayor importancia como la baja natalidad que amenaza el Estado de Bienestar de los que, entre otros, hoy impiden el paso a nuestros hijos. Las familias en general y las numerosas en particular sabemos de sobra dónde hemos de ir y dónde no para pasar el tiempo libre con los nuestros. Eso sí, recuerden que las familias numerosas son las que más consumen por razón de número. No hay que ser demasiado inteligente para entenderlo.

? Presidente de la Federación de Asociaciones de Familias Numerosas de la Comunitat Valenciana

Enlaces recomendados: Premios Cine